Gobierno español responde a Bolivia expulsando a tres funcionarios

1429
Presidentes de Bolivia y España, respectivamente.

El gobierno español respondió “en reciprocidad” el gesto “hostil”, que tuvo la administración interina de Bolivia, con la expulsión de tres funcionarios de la embajada boliviana en Madrid, siendo el encargado de Negocios, Luis Quispe Condori, el agregado militar, Marcelo Vargas Barral, y el agregado policial Orso Fernando Oblitas Siles, quienes también deben salir del país europeo en un plazo de 72 horas.

Asimismo, el Ejecutivo español rechazó este lunes “tajantemente”, las acusaciones en su contra, además, manifestó que España desea seguir manteniendo relaciones “estrechas de amistad y solidaridad” con Bolivia y expresó su apoyo a que la “voluntad democrática se exprese por los cauces legalmente establecidos”.

“España rechaza tajantemente cualquier insinuación sobre una supuesta voluntad de injerencia en los asuntos políticos internos de Bolivia. Para España, cualquier afirmación en este sentido constituye una calumnia dirigida a dañar nuestras relaciones bilaterales con falsas teorías conspiratorias”, señala el comunicado difundido por el Gobierno español, agregando “España exige que el actual gobierno interino de Bolivia reconduzca y desescale los contenidos de sus afirmaciones y se recupere cuanto antes el buen sentido de confianza y cooperación”.

Por otra parte, el gobierno español recordó a Bolivia que el país europeo siempre ha sido un país “abierto” a los ciudadanos bolivianos, cuya comunidad sobrepasa las 200 mil personas.

La crisis política entre México y España, subió un nuevo peldaño después de que el gobierno boliviano declarará personas no gratas a la embajadora mexicana en La Paz, María Teresa Mercado y a un grupo de policías españoles, a los que se dio 72 horas para abandonar el país.

La medida tomada por el gobierno boliviano, se proporcionó tras el desencuentro diplomático ocurrido la semana pasada en la residencia de la embajada mexicana en La Paz, en la que se vieron seriamente involucrados los dos diplomáticos españoles, acusados de haber intentado ayudar a exautoridades del MAS, que se encuentran refugiados en dicha delegación.

/AMJ/