Almagro alude acuerdo de 1977 que le otorga inmunidad; Gobierno lo considera inadmisible

242
Almagro en la sesión de este miércoles / Erbol

Respecto al rol de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en las elecciones de 2019 y posteriores denuncias de “fraude”, por diversas irregularidades cometidas, el Secretario General del organismo, Luis Almagro, hizo alusión a un convenio ratificado por Bolivia en 1977 que le otorga inmunidad por el cargo que desempeña, lo cual fue calificado de inadmisible por el Gobierno.

Esta jornada Almagro se pronunció durante la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA, convocada a solicitud de Bolivia, en la que dos Ministros del Gobierno de Luis Arce denunciaron lo que consideran una supuesta “injerencia del Secretario General en asuntos de la justicia boliviana”, en particular en el caso “fraude”.

Los representantes del Gobierno acusaron a Almagro de supuestamente “propiciar” la crisis de 2019 y un supuesto “golpe de Estado” con el informe de la auditoría de la OEA, el cual se hizo público antes de la renuncia de Evo Morales denunciando “manipulación dolosa” en las elecciones de ese año.

Almagro aseguró que cumplió con todos los “términos de fondo” del Acuerdo de 2019 que se firmó con el Estado boliviano para la auditoría que hizo la OEA y que incluso, actuó muchas veces en este contexto a solicitud del Gobierno de Evo Morales.

Acuerdo de 1977

La primera autoridad del organismo internacional mencionó el acuerdo de 1977, mediante el cual Bolivia otorga inmunidad al Secretario General de la OEA.

“Es bueno recordar que el artículo 119 de la carta de la OEA, en que los Estados miembros se comprometen a respetar la naturaleza internacional de las responsabilidades del Secretario General, lo mismo el acuerdo de privilegios e inmunidades firmado con Bolivia en 1977”, aseveró Almagro.

El acuerdo fue firmado durante la presidencia de Hugo Banzer, y aún tiene vigencia.

Bánzer fue Presidente de la República en 2 períodos: Mediante Golpe de estado en 1971-1978 y en mediante elecciones 1997-2001 / Archivo La Razón

«Bolivia otorga los Privilegios e Inmunidades a los Representantes de los Estados Miembros en los Órganos de la Organización de Estados Americanos (OEA), al Secretario General y al Secretario General Adjunto, así como a los funcionarios y demás miembros del personal de la Unión Panamericana”, señala parte del convenio.

Almagro mencionó que la comisión de derecho internacional de las Naciones Unidas, en su estudio sobre la responsabilidad de las organizaciones internacionales, señala que la conducta del agente u órgano de la organización internacional debe ser considerada por el derecho internacional, reportó la red Erbol.

Críticas del Gobierno

La alusión de Almagro al tema de la inmunidad fue rechazada por los Ministros de Relaciones Exteriores y de Justicia de Bolivia.

“Se ampara en el cargo que tiene para no rendir cuentas, para no responderle a nadie. Eso es no es admisible. Eso es contrario los Derechos Humanos tenemos derecho a saber la verdad y tenemos derecho a que nadie quedé sin Justicia”, manifestó el ministro de Justicia y Transparencia Institucional, Iván Lima en conferencia de prensa posterior a la sesión.

Lima recalcó que la intención del Gobierno supuestamente es visibilizar las responsabilidades que Almagro tendría en un supuesto “golpe de Estado” y las presuntas vulneraciones a derechos humanos.

Asimismo, anunció que se realizarán las evaluaciones y ratificó que seguirán todas las instancias y vías que sean necesarias.

Este jueves se llevo a cabo la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA, convocada a solicitud de Bolivia / Archivo OEA

Acuerdo de 2019

Por otro lado, en la sesión del Consejo Permanente, Almagro también hizo referencia a la controversia que existe sobre el Acuerdo de 2019 firmado con el Estado boliviano, el cual dio pie a la auditoría electoral con resultado vinculante.

El Gobierno acusó al Secretario General de supuestamente incumplir el acuerdo al publicar el informe preliminar de los resultados de la auditoría, lo cual “no estaba en el convenio”; a lo que Almagro indicó que se cumplió con el pacto y recordó que el resultado del análisis de la OEA es vinculante.

Para dilucidar las diferencias, Almagro planteó llevar el tema a una instancia internacional de resolución de controversias.

“Nosotros estamos dispuestos completamente a avanzar en este proceso de solución de controversias, tal cual lo establece el derecho internacional. Podemos utilizar cada uno de los instrumentos que el derecho internacional nos otorga, ya sea la convención del 88 como otros mecanismos al respecto y, en ese sentido, no queremos que quede ninguna duda en cuanto al buen cumplimiento del acuerdo de 2019 por parte de la Secretaría General”, finalizó.

La OEA entregó el informe al embajador de Bolivia ante la OEA, Jaime Aparicio, en presencia del senador de Unidad Demócrata (UD), Óscar Ortiz / Archivo APG

/JDLF/