Bolivia Judicial

Arturo Murillo y su intermediario para la compra de gases lacrimógenos son imputados de manera formal

Exministro de Gobierno Arturo Murillo /Erbol
El fiscal departamental de La Paz, William Alave, informó que ambos estarían involucrados en legitimar recursos del presunto sobreprecio en la compra de gases lacrimógenos para la Policía Boliviana, por la empresa Bravo Tactical Solutions.

El exministro de Gobierno, Arturo Murillo y el intermediario para la compra de gases lacrimógenos, Philip Lichtenfeld G., fueron imputados de manera formal por la adquisición irregular de agentes químicos en 2019, acusados de legitimación de ganancias ilícitas, informaron el jueves reciente desde el Ministerio Público.

El fiscal departamental de La Paz, William Alave, informó que ambos estarían involucrados en legitimar recursos del presunto sobreprecio en la compra de gases lacrimógenos para la Policía Boliviana, por la empresa Bravo Tactical Solutions.

“Estamos esperando la audiencia de medidas cautelares por parte de la autoridad jurisdiccional quien, en el marco de sus funciones, nos hará conocer día y hora de audiencia, donde, además, se solicitará la detención preventiva de los imputados en el penal de San Pedro, toda vez que se notificó los actos investigativos mediante edictos, con el fin de precautelar sus derechos y garantías constitucionales”, señaló Alave, citado en un reporte institucional.

Asimismo, el fiscal anticorrupción, Eddy Flores, explicó que según un reporte financiero y patrimonial de la Unidad de Investigaciones Forenses y el informe financiero de la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF), Murillo habría obtenido cuentas bancarias y cuatro cajas fuertes, en las que se realizó movimientos bancarios “sospechosos de altas sumas” de dinero.

“Existiría un depósito por parte de un funcionario policial Víctor G.A., por presunta instrucción de Carlos B.P., oficial de seguridad y ayudante personal del exministro, por un monto de 100 mil bolivianos, entre otros depósitos que habría realizado Daniel L.A.P, cuñado de Murillo”, explicó Flores.

Según la investigación, el cuñado de Murillo, Daniel ingresó a las bóvedas de una entidad financiera en la ciudad de Cochabamba, en cuatro oportunidades, entre noviembre de 2020 y abril de 2021, para presuntamente extraer dinero y objetos de la caja fuerte, cuando el exministro de Gobierno estaba fuera del país.

En tanto, Philip L.G. habría sobornado al exministro y otros funcionarios públicos para concretar la venta de los gases lacrimógenos.

En tanto la Fiscalía de La Paz, amplió la investigación contra otros 11 involucrados del entorno familiar y laboral de Murillo por el delito de legitimación de ganancias ilícitas, según informó la red Erbol.

Murillo fue exministro y hombre “fuerte” de Áñez, ahora permanece en la prisión federal de Miami desde mayo de 2021, acusado por el Departamento de Seguridad Nacional del Estados Unidos de lavado de dinero y recibir sobornos.

/SVL