Internacional Noticias

Autoridades de México aseguran que el rescate de mineros podría durar de seis a 11 meses

Personal de emergencias trabajando en la zona donde se encuentran 10 mineros atrapados, en el municipio de Sabinas / EFE
La propuesta del gobierno sepulta las esperanzas de los familiares que se mantienen en vigilia desde el 3 de agosto.

El rescate de los diez trabajadores desaparecidos en una mina de México desde el 3 de agosto podría durar entre seis y 11 meses, según un plan presentado este jueves por el Gobierno de México a familiares de los obreros, que prácticamente sepultó sus esperanzas de hallarlos con vida.

«Nos dicen que se tardarían entre seis meses y 11 meses para sacarlos. Estamos desesperados, no sabemos qué hacer, no podemos aceptar esto», manifestó a la AFP vía telefónica Juani Cabrales, hermana de Mario Alberto Cabrales, uno de los mineros accidentados.

La titular de Protección Civil, Laura Velázquez, fue la encargada de plantear la estrategia en una reunión con los parientes de los mineros en Agujita, una comunidad del Estado de Coahuila donde está el complejo de carbón inundado.

En dicha reunión, Velázquez explicó que se evalúan tres «opciones», una de las cuales consiste en abrir un túnel con «rampas de acceso inclinado» para alcanzar las galerías de la mina, además del bombeo de agua, sin embrago no dio detalles sobre la duración de las nuevas maniobras.

NO EXISTEN SEÑALES DE VIDA DE LOS TRABAJADORES, DESDE QUE SE PRODUJO EL SINIESTRO

«Estábamos esperanzados en que se tardaría un mes, y ahora nos salen con esto. Es casi un año, no es posible, debe haber otras formas» de rescatarlos, añadió de su lado Guadalupe Cabrales, también hermana del trabajador.

Aunque desconocen los detalles técnicos, las hermanas del minero refirieron que el plan sugiere hacer una nueva perforación para ingresar a las galerías.

CAMBIOS DE ESTRATEGIA

La estrategia inicial era que los buzos militares intentarían descender verticalmente a través de los pozos por donde suelen acceder los trabajadores, cuando la inundación estaba en poco más de un metro. Pero el nivel del agua aumentó repentinamente a más de 30 metros el 14 de agosto y no logró disminuir de forma significativa.

Debido a ello, Protección Civil anunció un cambio para sellar lo antes posible las fisuras por donde se filtra el agua desde una mina vecina y abandonada hace 30 años, así como construir un muro.

Según el Gobierno, esas maniobras fueron validadas por dos empresas de Estados Unidos y Alemania, que asesoran la operación.

Por su parte, el Presidente de México Andrés Manuel López Obrador anunció este jueves que el plan sería expuesto a los familiares con el fin de obtener su aval, para luego ser presentando públicamente el viernes.

El accidente se produjo en una comunidad del Estado de Coahuila en México cuando los trabajadores abrieron un orificio en la mina “El Pinabete”, provocando que el agua acumulada en el vecino complejo de Conchas Norte se desbordará hacia el lugar donde maniobraban, del hecho solo cinco obreros lograron salir por su propio pie, pero diez se quedaron atrapados.

Desde el 3 y hasta este 23 de agosto, las autoridades mexicanas trabajan en un intento por rescatar a los trabajadores de la mina.

Coahuila es uno de los estados con mayor actividad minera de México, pero en la mayoría de los casos se trabaja mediante una peligrosa técnica artesanal y con precarias condiciones de seguridad y laborales.

/ABH