Bolivia

Fiscalía pedirá 20 años de cárcel para líderes de la Resistencia Juvenil Cochala

Fiscalía pedirá 20 años de cárcel para líderes de la RJC /Unitel
El fiscal Mario Durán, indicó que la acusación formal fue presentada en diciembre de 2021 y que el 6 de junio se vence el plazo de diez días que otorgó la justicia para que los acusados presenten sus pruebas de descargo.

El Ministerio de Gobierno Eduardo Del Castillo, manifestó en días precedentes que en el proceso por los daños al edificio de la Fiscalía General del Estado en Sucre son irreversibles y que se busca una condena de 20 años de cárcel para los líderes de la Resistencia Juvenil Cochala (RJC), el Ministerio Público en Chuquisaca ratificó este pedido la presente jornada.

El fiscal Mario Durán, indicó que la acusación formal fue presentada en diciembre de 2021 y que el 6 de junio se vence el plazo de diez días que otorgó la justicia para que los acusados presenten sus pruebas de descargo.

En este proceso son acusados Yassir Molina, Mario Antonio Bascopé, Fabio Alejandro Bascopé, quienes están detenidos preventivamente, y Milena Soto, con arresto domiciliario; además de Mario Salazar Suarez y Aida Raquel Loayza Torres, activistas de Sucre.

Durán explicó que la Fiscalía cuenta con “128 elementos de prueba documentales y 28 pruebas testificales”, los cuales se presentarán en el juicio oral para demostrar la participación de los líderes de la RJC en los daños al edificio de la Fiscalía General.

En este proceso son acusados Yassir Molina, Mario Antonio Bascopé, Fabio Alejandro Bascopé.

Además, el Ministerio Público pedirá una condena de 20 años por los delitos de destrucción y deterioro de bienes del Estado, además de organización criminal, entre otros delitos presuntamente cometidos en octubre de 2020 durante las protestas en contra del fiscal Juan Lanchipa.

“En el juicio buscaremos demostrar los daños irreversibles al edificio de la Fiscalía General, calificado como patrimonio histórico”, explicó la autoridad.

Consultado por los daños, el fiscal Durán indicó a la Agencia de Noticias Fides, que por el pintarrajeado con aerosol se tuvo que sacar la pintura, lo que causó el deterioro de la fachada del edificio; por otra parte, las detonaciones de explosivos dañaron vitales antiguos.

“No existe una forma física para llegar al estado anterior”, afirmó Durán.

/SVL