EMA y PRAC continúan con investigaciones de casos de trombosis causadas por la vacuna Astrazeneca

2
La directora ejecutiva de EMA aseguró que no existe ningún vínculo con la vacuna / DW

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) junto con el Comité de Evaluación de Riesgos de Farmacovigilancia (PRAC) seguirá con las investigaciones de los efectos de la vacuna AstraZeneca, debido a los casos que se presentaron de trombosis atípica en personas menores de 60 años.

Se espera que el resultado del estudio lo comuniquen mediante una rueda de prensa el viernes de la próxima semana en Europa.

Desde hace varias semanas surgió la sospecha sobre posibles efectos secundarios entre las personas que ya fueron vacunadas con las dosis de la AstraZeneca en personas menores a los 60 años, se trataría de trombosis atípica y trombosis cerebral, algunos casos les condujo hacia la muerte y en otros a daños irreversibles.

El responsable de la estrategia de vacunas de EMA, Marco Cavaleri, aseguró que existe un vínculo con los casos de trombosis y la vacuna, pero aún no saben porque suceden estos efectos secundarios y que seguirán averiguando.

“Ahora lo podemos decir, está claro que hay un vínculo con la vacuna, que provoca esa reacción. Sin embargo, aún no sabemos por qué. En las próximas horas vamos a decir que existe un vínculo, pero tenemos aún que entender por qué sucede”, afirmó Cavaleri.

Cavaleri explicó que están averiguando porque ocurren estos casos especialmente en los jóvenes que tuvieron trombosis cerebral.

“Estamos tratando de tener un marco preciso de lo que está sucediendo, de definir el síndrome debido a la vacuna. Entre las personas vacunadas se ha registrado un número de casos de trombosis cerebral entre jóvenes superior al que nos esperábamos. Eso vamos a tener que decirlo”, declaró Cavaleri.

La directora ejecutiva de EMA, Emer Cooke, aseguró que no existe ningún vínculo con la vacuna, los casos de trombos y no hay pruebas que aseguren el uso de la vacuna sea restringida.

“No se ha demostrado un vínculo causal con la vacuna (…) no hay pruebas que avalen restringir el uso de esta vacuna en ninguna población”, aseveró Cooke.

/SVG/