Arte y cultura Bolivia Impacto Música Nacional Noticias Portada

Fallece Ernesto Cavour a los 82 años, maestro del charango boliviano

El Maestro del Charango, Ernesto Cavour Aramayo / EL DIARIO
Varios músicos lo despidieron a través de mensajes en las redes sociales, recordando presentaciones, sus logros y la calidad de persona que fue.

El varias veces nombrado, “mejor charanguista del mundo”, Ernesto Cavour Aramayo, falleció este domigo a sus 82 años, causando profundo pesar en el mundo artístico por su dilatada trayectoria nacional e internacional y por ser uno de los mejores ejecutores del charango boliviano.

Varios músicos lo despidieron a través de mensajes en las redes sociales, recordando presentaciones, sus logros y la calidad de persona que fue.

“Un digno representante del charango en Bolivia y el mundo, gracias Maestro por todo tu legado nos dejas sumidos en una inmensa tristeza, mi solidaridad con toda la familia doliente”, escribió el también charanguista Alfredo Coca.

Cavour nació un 9 de abril de 1940 en la ciudad de La Paz, fue músico charanguista, cultor de la música andina y fue muy conocido por ser inventor de varios instrumentos que le permitieron armar un museo con más de 2.000 piezas de su colección personal, así como también todos los instrumentos creados por él.

La Cancillería del Estado lo distinguió con el Cóndor de los Andes en el Grado de Caballero por ser considerado un artista sobresaliente con un recorrido musical en beneficio de la Patria, su compromiso con el arte y su aporte como autor de libros de enseñanza.

Inició su carrera en 1957 como solista para luego fundar el grupo Los Jairas integrado por Gilbert Favre, Julio Godoy y Yayo Jofré quien falleció hace poco, y el Trío Domínguez, Favre, Cavour.

En 1962 creó el primer “Museo del Charango”, que en 1984 amplió la variedad de instrumentos y fue refundado como “Museo de Instrumentos Musicales de Bolivia”.

Este ícono de la música siempre reafirmó su vocación de seguir trabajando para incentivar la cultura, la música y que la sociedad boliviana valore siempre un instrumento.

/NVY