Bolivia Derechos Humanos Impacto Noticias Portada Prensa

Al menos cuatro normas fueron vulneradas en agresión a periodista de El Deber, según ANP

La ANP se pronunció por la agresión hacia una periodista/ Imagen referencial/ Internet

Sobre el caso de la periodista del diario cruceño, El Deber, Karem Mendoza, al menos cuatro normas fueron vulneradas durante la agresión física y verbal que sufrió el 20 de junio, de acuerdo con el análisis del equipo jurídico de la Unidad de Monitoreo de la Asociación Nacional de la Prensa (ANP).

Según la Asociación, al obstaculizar el trabajo de la periodista Mendoza, las agresoras atentaron contra el artículo 303 del Código Penal, el cual establece sanciones ante la restricción a la libertad de trabajo, profesión u oficio, y la sanción es reclusión de uno a tres años.

Asimismo, resaltaron que los insultos y ofensas están incluidas en el delito de injuria en el Artículo 287 del Código Penal, con sanciones de prestación de trabajo de un mes a un año y multa de treinta a cien días.

También, las amenazas, difamación y otras expresiones contra la periodista Mendoza representan acciones de acoso psicológico laboral, según la Ley 348, la cual garantiza a las mujeres una vida libre de violencia.

Finalmente, respecto a las lesiones en el brazo provocadas por golpes y empujones a la periodista, tienen una sanción de privación de libertad de tres a seis años por ocasionar daño físico o psicológico, de acuerdo con el Artículo 271 del Código Penal.

Detalles de la agresión

La periodista registraba las incidencias de ciudadanos y simpatizantes del partido oficialista, y una mujer la arremetió con empujones contra la comunicadora, derivando la caída del dispositivo electrónico.

En tanto, otra persona se aproximó y la golpeó en el brazo izquierdo donde se produjo un moretón.

Mendoza informó a la Unidad de Monitoreo de la ANP que las mujeres que portaban banderas y gritaban estribillos a favor del partido gobernante y al observar que portaba una credencial de periodista de manera amenazante gritaron que estaba “fichada”, reportó la red Erbol.

La profesional es asignada a la cobertura de noticias en la Casa Grande del Pueblo y en entidades estatales cercanas; por lo que la ANP sostuvo que la advertencia realizada por la agresora es preocupante.

“Mientras otras personas gritaban prensa vendida, golpista, no me dejaron ni moverme; por suerte poco a poco mis colegas se acercaron lo que ayudó para que el grupo agresor se alejara, mientras negaban haber hecho caer mi celular”, relató la periodista.

/JDLF/