Educación Interés regional Oruro Sociales

Oruro vivió una inolvidable Noche de Museos

El Museo Gráfico LA PATRIA tuvo presencia masiva personas / LA PATRIA
Se registraron largas filas para ingresar a los espacios de exhibición.

Los orureños y visitantes del interior y exterior del país, vivieron una jornada inolvidable de Noche de Museos, cautivándose con la historia, cultura, fotografías, música y gastronomía que se puso de manifiesto en una actividad que será recordada por siempre y fue parte del Solsticio de Invierno, organizada por Extensión Cultural de la Universidad Técnica de Oruro (UTO).

“Realmente hermoso”, “No puedo creer tanta historia que tenemos”, “Muy lindo todo”, decían algunos visitantes tras su presencia en los diferentes museos de la ciudad, que además captó el interés, principalmente de estudiantes que conocieron a Oruro desde otro ámbito, fuera de las aulas.

De esa manera los más de 20 espacios de exhibición, así como varias unidades educativas, decidieron abrir sus puertas para mostrar el legado de sus antepasados, las glorias vividas desde más de cien años, se recordó a gran personalidades locales, nacionales e internacionales que fueron un cimiento para el crecimiento de la Alta Tierra de los Urus.

Fue una jornada magnífica, porque no solo los museos se vistieron de gala, sino también los artistas, que en diferentes escenarios mostraron su talento y cautivaron al público con su arte.

Desde la arquitectura que anoche parecía lucir diferente, hasta las reliquias que había en los interiores se mostraban con brillo, era una fiesta cultural única en su serie.

MUSEOS

El Museo Gráfico LA PATRIA tuvo presencia masiva personas, quienes pasaron más de una hora en sus instalaciones, no solo para conocer la historia del Subdecano de la Prensa Nacional, sino también para admirar sus trofeos, el proceso de producción y lo que llamó la atención fue ver en directo, la impresión del periódico de los orureños.

El Museo Simón I. Patiño, fue también otro de los más requeridos, al conocer una casa que fue propiedad de uno de los grandes barones del estaño en Bolivia. La Morenada Zona Norte, que abrió uno temporal, mostró la riqueza del Carnaval de Oruro, Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, no solo con la exposición de trajes o fotos, sino que estuvo la cultura viva en sus ambientes, además de rendir pleitesía a la Virgen del Socavón.

Otros museos como el Metro Arena, conquistaron a los niños y a los amantes del séptimo arte. Esos museos son solo una pincelada de lo que Oruro ofreció anoche a su gente.

Los espacios culturales también fueron muy requeridos, donde se escuchó música y poesía en vivo, hubo cuenta cuentos y muchas distracciones más que se complementaron con la rica gastronomía orureña.

Una vez más se demostró que Oruro mantiene un tesoro único, una historia envidiable, una identidad propia con su cultura, la magia de su Carnaval, y la delicia de su gastronomía.