Bolivia Noticias

Empresas en Bolivia impulsan acciones con miras a cumplir desafíos de la agenda 2030 de la ONU

Empresas bolivianas impulsan acciones para el cuidado del medio ambiente / INTERNET
Los acuerdos de París de 2015, donde la gran mayoría de los gobiernos aprobó reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) hasta el 2030, para no exceder los 1,5ºC no avanzan de la manera esperada. En pleno año 2022, estamos muy lejos de ese objetivo.

De acuerdo con el Foro Económico Mundial, también conocido como Foro de Davos, a la humanidad le quedan aproximadamente tres años para reducir drásticamente su huella de carbono. El calentamiento global es más rápido de lo esperado y los esfuerzos de los países aun no son suficientes.

Los acuerdos de París de 2015, donde la gran mayoría de los gobiernos aprobó reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) hasta el 2030, para no exceder los 1,5ºC no avanzan de la manera esperada. En pleno año 2022, estamos muy lejos de ese objetivo.

Muchas empresas en Bolivia no han sabido adaptarse a los retos de esta época, mientras que otras sí asumieron medidas más claras para avanzar hacia la reducción de su huella de carbono, con la visión de inspirar a sus iguales y a la sociedad.

La sustentabilidad es el desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones, garantizando el equilibrio entre el crecimiento económico, el cuidado del medio ambiente y el bienestar social.

En el área de alimentos, la compañía Nestlé ha logrado un descenso significativo de sus emisiones en sus operaciones en Bolivia y en el mundo en estos últimos años. Debido a sus lineamientos de acción y las campañas que realiza cada año, como la más reciente de sustentabilidad en la que impulsa a sus consumidores para la fabricación de objetos a partir de sus cajas de cereales, hechas de material reciclable, para promover una segunda utilidad.

“A través de programas globales como el Nestlé Continuous Excellence (NCE), la empresa reduce su impacto ahorrando la mayor cantidad de recursos durante la producción y queremos generar una conciencia de segundo uso. En el país, este abril hemos comenzado a impulsar con fuerza en medios y redes sociales a las familias para que den un segundo uso a las cajas de los cereales, que pueden ser utilizadas para la creación ya sea de manualidades o de cualquier otro uso que pueda darse en los hogares”, informó Inés Lara, gerente de Asuntos Corporativos de Nestlé en Bolivia.

Por su parte, la empresa Imcruz, uno de los principales importadores y distribuidores de vehículos, maquinarias y repuestos del país, tiene gestiones para todos los recursos que usa, desde el agua para lavar los autos hasta las baterías que causan graves daños a la tierra.

Recicla los materiales eléctricos, el aceite usado y (lo más destacable) capacita a sus trabajadores para que reciclen y desarrollen conciencia por el cuidado del medio ambiente.

En el sector financiero, consciente de los retos que la actualidad enfrenta la humanidad en cuanto a la protección del medioambiente es el Banco de Crédito BCP. La entidad ha incorporado la gestión ambiental en sus operaciones a través del cálculo de la huella de carbono, además de monitorear que sus clientes cumplan la normativa vigente.

Todo ello, sumado a prácticas como el cambio a luces LED en sus instalaciones, el reciclaje de papel, cartón, plásticos, tokens, pilas y baterías, la optimización del uso y consumo de agua, así como la medición, reducción y compensación de Huella de Carbono, entre otras iniciativas constantemente monitoreadas para evaluar los resultados que se quieren lograr.

Otra de las empresas Unagro, la unión agroindustrial referente de Bolivia en el mundo cañero, en su mayoría, es auto sustentable. Esto quiere decir que para sus procesos de producción no necesita talar más zonas verdes porque cuenta con una metodología de funcionamiento que permite descansar la tierra y rotar los cultivos.

Tiene convenios para gestionar reforestaciones planificadas, que contribuyan a recuperar áreas de vegetación y conservar el hábitat, rehusando el agua, estabilizando la fauna y la flora del lugar, y usando químicos que no dañen la tierra o a los animales. Unagro, según destacan medios nacionales y extranjeros, es un ejemplo en lo que respecta al cumplimiento de las normas medio ambientales.

En la gestión 2018, la Confederación de Empresarios de Bolivia y el Sistema de Naciones Unidas, elaboraron cinco mesas de trabajo con las que se pretende, desde el sector privado, aportar en la implementación de líneas de trabajo conjunto hacia los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y el Pacto Global, ambas iniciativas de la ONU en todo el mundo.

Dichas mesas de trabajo se conformaron con base en cinco temas incluidos en los ODS, uno de ellos es el Medio ambiente. Varias empresas ya trabajaban estos temas desde la Responsabilidad Social Empresarial (RSE), aunque de manera dispersa y casi intuitiva, pero este espacio permite la construcción de estrategias y planes de acción conjuntos, coordinados y articulados entre empresas, cooperación internacional y entidades públicas involucradas en este desafío.

El objetivo es que la humanidad detenga o disminuya sus emisiones de dióxido de carbono (CO2), y por ende el calentamiento global, este trabajo depende de todos. Los individuos pueden hacer un cambio de leve impacto, pero las acciones de las empresas que hacen verdaderos cambios tendrán mayores y contundentes beneficios en conjunto que beneficiara a todos en general.

/HNF/