Anuncian que desodorantes aumentan el riego de cáncer de mama, según estudios

255
El estudio fue realizado por un grupo de investigadores dirigidos por dos suizos / AFP

Según un estudio de dos investigadores suizos publicado en la revista Internacional “Journal of Molecular Sciences”, señalaron este miércoles que las sales de aluminio presentes en muchos productos antitranspirantes “atacan” las células mamarias.

Los investigadores expusieron células de hámster, incluidas las de la glándula mamaria a sales de aluminio “in vitro” y los resultados demostraron que el metal no solo penetra en las células, sino que también provoca rápidamente la inestabilidad genómica de las mismas, según reportó el diario francés “Le Monde”.

El estudio fue realizado por un grupo de investigadores de la “Fondation des Grangettes”, el Centro de Oncología y Hematología “Hirslanden de la Clinique des Grangettes” y la Universidad de Oxford, dirigidos por los suizos André Pascal Sappino y Stefano Mandriota.

El biólogo Mandriota y el oncólogo Sappino ya habían demostrado en 2012 que las células mamarias humanas puestas en cultivo y expuestas al aluminio “in vitro” sufrían una modificación genética.

Sin embargo, en otro estudio realizado por los mismos investigadores, publicado el 2016, todos los ratones expuestos a las sales de aluminio desarrollaron tumores, algunos de eran «muy agresivos», recordó el diario francés “Ouest France”.

“Estas sales de aluminio, indicadas en los envases como cloruro de aluminio, clorhidrato de aluminio, cloruro de aluminio o circonio de aluminio se utilizan para bloquear los conductos sudoríparos y reducir la cantidad de sudor emitido”, señaló el diario francés “Le Parisien”.

Por su parte, la Federación de Empresas de Belleza (Fébea), y el Sindicato Profesional de la Cosmética en Francia, defiende el uso de las sales de aluminio. El cual consideran seguro el uso del aluminio en los antitranspirantes, ya sean en spray o en otro formato, en las pastas de dientes y en los lápices labiales en concentraciones de 10,60%, 6,25%, 2,65% y 0,77%.

Es decir, las proporciones normalmente utilizadas en este tipo de productos. Para los fabricantes el aluminio de los antitranspirantes no es absorbido por la piel ni se almacena, sino que se elimina en la ropa, por descamación natural de la capa córnea superficial y durante el lavado.

En 2011, la Agencia Nacional Francesa de Seguridad de los Medicamentos y Productos Sanitarios (ANSM) concluyó que no había pruebas de la relación entre la exposición al aluminio a través de la piel y el desarrollo de cáncer.

No obstante, la ANSM recomendó limitar la concentración de aluminio en los productos cosméticos al 0,6 por ciento y no utilizar productos que contengan aluminio justo después del afeitado o sobre la piel lesionada, ya que la absorción es más fuerte en estos casos.

“Para quienes creen que la piedra de alumbre, presente en las secciones de higiene de las tiendas de productos ecológicos, es una solución alternativa, en realidad es una sal de aluminio natural”, advirtió el diario “Le Parisien”.

/AACC/