Melodías de arrabal, tango y cultura en la capital argentina

40
No es posible conocer Buenos Aires sin sumergirse en la magia del tango. Romance, pasión y sensualidad confluyen para formar los cimientos de la identidad porteña / Cortesía

En el núcleo de la clase trabajadora de los arrabales de Buenos Aires, a fines del siglo XIX nació el tango, como reflejo de su vida y pasiones. En esta marginalidad, en medio del sincarpo de culturas producto de la inmigración europea, se creó el sensual compás que ahora es parte identitaria de la ciudad.

“Nadie puede señalar el tiempo o sitio exacto en que se bailó el primer tango; un debate incesante y algo infructuoso rodea su lugar de origen”, afirma el historiador inglés Simon Collier en un libro sobre Carlos Gardel. Su raíz social era marginal e incluso semi delictiva, pero con su atractiva cadencia conquistó de a poco a las clases sociales más elevadas; para principios del siglo XX, ya tenía tradición de música popular.

¿Dónde disfrutar del tango?

Buenos Aires ofrece distintos locales con espectáculos de tango cada noche, desde los más lujosos y refinados hasta los más sencillos y accesibles. Se puede disfrutar en el teatro, en un café y hasta en medio de la calle Florida. Estos son algunos de los locales que ofrecen el espectáculo.

Madero Tango: ofrece un espectáculo pasmoso que da un recorrido por distintas representaciones de la música popular porteña y un atisbo de la cultura argentina con excelentes bailarines y performers.

Centro Cultural Torquato Tasso: ubicado en San Telmo, es uno de los espacios de tango más conocidos de la ciudad de Buenos Aires. Ofrece shows de miércoles a domingos en Defensa al 1.575.

El Viejo Almacén: el que fuera un antiguo almacén de campaña es hoy un restaurante de cocina internacional a la carta, con una extensa selección de vinos y un excelente show de tango.

Un paseo por la gastronomía porteña

El mítico e inigualable sabor de la carne argentina y su exce- lencia en parrillas no es para menos, esta ciudad es cuna de los mejores asadores. Por 10 dólares o incluso menos, es posible disfrutar de estos placeres. Las pizzas y helados de Buenos Aires tienen una fama que las precede, a un costo accesible. No se trata de precios bajos ni ofertas, hablamos de restaurantes de prestigio, en las ubicaciones más requeridas como Palermo, San Telmo o La Boca. En la cautivante capital se disfruta de gastronomía de alto nivel al alcance de todos.

Algunas opciones que no te podés perder:

Café Tortoni: inaugurado en 1858, fue lugar de reunión de grandes artistas del tango y es uno de los más insignes de la capital vecina.El tradicional café con medialunas o los alfajores de la casa son inolvidables.

Banchero: en cualquiera de sus locales, ya sea el original en el barrio de La Boca o los de la calle Corrientes, deleita con sus pizzas desde 1938. El sabor recomendado es la muzzarella con tomate y albahaca.

Güerrín: la pizza argentina es insigne y, por eso, otra opción infaltable es esta. Desde 1932, deleita con su receta que ha perdurado en el tiempo. Los sabores sugeridos son la clásica de muzzarella y la de jamón y morrones.

La Brigada: esta mítica taberna ubicada en San Telmo es famosa por la excelente calidad de sus carnes. La clave está en pedir el especial de la casa, que, según dicen, hasta se puede cortar con cuchara.

Tres opciones para hospedarse en Buenos Aires

Hotel Savoy: uno de los hoteles más emblemáticos del centro de Buenos Aires, hito de la arquitectura neobarroca. Ofrece habitaciones desde USD 80.

Loi Suites Hotel Recoleta: Emplazado en el corazón de uno de los barrios de mayor prestigio de Buenos Aires y rodeado de exquisita arquitectura de estilo francés, ofrece habitaciones desde USD 153.

Duque Hotel Boutique, en Palermo Soho: Ofrece servicios e instalaciones diseñadas para quienes buscan un servicio a medida. Con precios especiales desde USD 60. Además, hay opciones económicas como hostales a partir de USD 30 la noche.

Turismo seguro

La ciudad obtuvo el sello de Destino Seguro del Consejo Mundial del Viaje y el Turismo (WTTC), que garantiza que el lugar cumple con todos los protocolos sanitarios y de seguridad para recibir turistas, y es una garantía internacional de confianza para los viajeros.