Yuracaré Mojeño el primer pueblo indígena de Santa Cruz en recibir la vacuna contra el Covid-19

124
El asambleísta electo por usos y costumbres, Wilson Cortez fue uno de los primeros en ser inmunizado / EL DEBER

El primer pueblo de las cinco comunidades indígenas del departamento de Santa Cruz en recibir la vacuna contra el Covid-19 Johnson & Johnson el fin de semana, fue Yuracaré Mojeño ante la llegada de una brigada médica y un grupo de asambleístas departamentales hasta la comunidad “El Pallar”.

La comisión fue encabezada por el presidente de la Asamblea Legislativa Departamental, Zvonko Matkovic Rivera. Tuvieron que ingresar por el municipio cochabambino de Puerto Villarroel y navegar dos horas sobre el río Ichilo para llegar a la comunidad indígena.

“Vamos a empezar a trabajar con los cinco pueblos indígenas, llegaremos a sus territorios a vacunarlos, porque es la única forma de estar protegidos y cuidar a nuestras familias”, señaló Matkovic en contacto con el diario El Deber.

El primero en recibir la dosis anticovid fue el cacique mayor del pueblo Yuracaré Mojeño, Néstor Vásquez, seguido por el asambleísta electo por usos y costumbres, Wilson Cortez.

“No hay que tenerle miedo a la vacuna contra el coronavirus tenemos que inmunizarnos, proteger a nuestras familias, porque esta pandemia va a continuar, si quieren a sus hijos tienen que vacunarse”, manifestó Vásquez.

La vacuna fue destinada al área rural por su factibilidad para mantener la cadena de frío, de entre dos y ocho grados, además de ser unidosis, es decir que con una sola aplicación se logra la inmunización completa.

VACUNA JOHNSON & JOHNSON

El inmunizante Johnson & Johnson demostró tener un 66% de eficacia en la prevención de enfermedad moderada y grave en un ensayo global de “fase 3”, y tuvo un 85% de eficacia contra la enfermedad grave. En los ensayos clínicos, demostró ser 100% eficaz para prevenir la muerte por la enfermedad.

Además, según datos del ensayo clínico publicados en el New England Journal of Medicine, la protección contra la enfermedad de moderada a grave comienza aproximadamente dos semanas después de que los pacientes se vacunan y cuatro semanas después de recibir la vacuna, datos del ensayo clínico mostraron que no hubo hospitalizaciones ni muertes.

/AAC/