Tres caimanes negros son avistados en la provincia Magdalena del Beni

125
Una comisión que llegó desde Trinidad observó a los reptiles en el mismo lugar donde el fin de semana un caimán negro fue cazado / El Deber

Tres nuevos reptiles fueron avistados el 15 de junio en el puerto La Garita, sobre el río Iténez, en la provincia Magdalena del departamento del Beni, informó este miércoles el oficial de la Policía Forestal y Preservación del Medio Ambiente (Pofoma), Saúl Portana.

Pofoma interactúa con una comisión que investiga la caza del caimán negro de unos cuatro metros, quien murió en manos de habitantes de la zona, el fin de semana.

Los reptiles fueron observados por los integrantes de la comisión (entre ellos un representante de la Fiscalía), a unos 300 kilómetros de Trinidad.

“No se pudo precisar si eran caimanes o lagartos, pero estaban ahí mismo donde estuvo el caimán negro”, explicó Portana.

En tanto, el docente de la Universidad Autónoma de Beni (UAB), experto en traslado de animales silvestres y sobre el comportamiento de los caimanes, Marcos Greminger manifestó que esa especie no es peligrosa.

“(Los caimanes negros) no son agresivos, salvo que a una hembra le quieran arrebatar los huevos de su nido, pero no son de atacar”, aseveró Greminger en contacto con el diario El Deber.

Asimismo, indicó que en esta época comienzan a bajar las aguas en Beni por la sequía; por lo cual los caimanes y otros tipos de animales ingresan en una fase de traslación de un lugar a otro.

Greminger no descarta que existan más caimanes por la zona, explicando que en algunos casos se agrupan en las pozas o lugares donde ellos se sienten cómodos.

El experto manifestó que es la oportunidad para que los tres niveles de Gobierno realicen campañas de concienciación en ese municipio, para sí evitar nuevas cazas de animales.

“Hay que socializar las leyes de protección animal, capacitar a personas en temas de rescate y promover protocolos de salvataje, de lo contrario seguirá todo igual”, añadió.

Según Greminger los caimanes pueden morir por la misma furia que desprende de ellos cuando son atacados y buscan defenderse.

“Les da un shock anafiláctico, que les produce una disminución de presión arterial, debido a que generan bastante ácido láctico”, subrayó.

Integrantes de la comisión que avistaron los nuevos reptiles / El Deber

/JDLF/