Radio La Patria On-Line:
Bolivia Noticias

Monseñor Braulio Sáez insta al servicio y amar también a los “enemigos”

Monseñor Braulio Sáez insta al servicio y amar también a los “enemigos”
el Obispo de Santa Cruz, monseñor Braulio Sáez García, durante la homilía dominical / EL DEBER
Exhortó a decidirnos a amar como Jesús porque solo así "brillará la luz en la oscuridad y habrá alegría en este mundo invadido por la guerra y los egoísmos partidarios.

Servir a los demás sin buscar un interés personal y amar, incluso, a los enemigos y perseguidores, instó esta jornada a los fieles, el Obispo de Santa Cruz, monseñor Braulio Sáez García, durante la homilía dominical.

La autoridad religiosa indicó que el estilo de amar de Jesús es inconfundible. No se acerca a las personas buscando su propio interés, por el contrario, busca hacer el bien.

“Ofrece amistad y ayuda a quienes lo necesitan, invita a levantarse, a caminar, multiplica el pan, consuela, perdona y sana. Por eso la gente entusiasmada decía de él: ‘todo lo hizo bien’. Solo su amor, hecho servicio y lucha contra todo lo que deshumaniza y hace sufrir al ser humano, es digno de fe», reflexionó el religioso desde la Catedral cruceña.

Añadió que lo habitual en nosotros es amar a quien nos ama, retribuir favores a quienes nos dieron su tiempo, dinero, cercanía, amistad, o un amor cargado de egoísmo y condicionamientos humanos.

Sin embargo, recordó que Jesús por el contrario nos pide amar también a los enemigos, según reporte de El Deber.

“Al que quiera ponerte pleito para quitarte la túnica déjale también el mano, amen a sus enemigos, oren por sus perseguidores ¿Si saludan solo a sus hermanos qué merito tienen?… El comportamiento de Jesús será siempre acercarse a quienes lo necesitan y alegrarse con los que están tristes», prosiguió Sáez.

Asimismo, exhortó a decidirnos a amar como Jesús porque solo así «brillará la luz en la oscuridad y habrá alegría en este mundo invadido por la guerra y los egoísmos partidarios; de tal manera que, los que sufren ya no se sentirán solos, los pobres tendrán pan en sus mesas y los presos tendrán una justicia verdadera, y habrá libertad auténtica en las calles».

Recordó que se debe reflexionar sobre la actitud egoísta, en vez de buscar la concordia y el progreso de todos, buscamos la división y el enfrentamiento, rompiendo así el proyecto de Dios», señaló.

/MDCB