Radio La Patria On-Line:
Ciencia y tecnología Estilo de vida Internacional Tendencias

Aportes de la tecnología 5G a los automóviles

La menor latencia y mayor velocidad de transmisión de datos va a revolucionar la automoción / Archivo Internet
En el futuro y gracias al internet de las cosas, los vehículos estarán interconectados con todo, desde la farola de la calle a los dispositivos portátiles de los conductores o transeúntes.

La tecnología 5G se está implantando a pasos acelerados en todo el mundo, pero con mayor impacto en Europa, pues es utilizada desde la comunicación entre vehículos hasta las prestaciones del Internet de las cosas.

Esta nueva generación de tecnología destaca por la velocidad de transmisión de datos, ofreciendo hasta 20 GB por segundo, entre 100 y 1.000 veces más rápido que las conexiones actuales.

Además, la latencia que brinda disminuyó de manera considerable, pues se obtienen tiempos de respuesta mucho menores, de entre 15 y 50 milisegundos, casi sin retardo y prácticamente en tiempo real. Diez veces más rápidos que los que aporta la tecnología 4G.

VENTAJAS EN LA AUTOMOCIÓN

La menor latencia y mayor velocidad de transmisión de datos va a revolucionar la automoción, según el portal El Motor. La interconexión entre vehículos, ciudades, carreteras, señales de tráfico y transeúntes permitirá una enorme mejora para la conducción, siendo estas algunas de las posibilidades:

-Vehículo a Vehículo (V2V): Los motorizados hablarán entre sí para advertir de las diferentes amenazas, como alertas de accidentes, retenciones, estado de la carretera o meteorología para poder ofrecer, por ejemplo, rutas alternativas.

-Vehículo a Infraestructura (V2I): Los autos intercambiarán información con las infraestructuras, ya sea la propia carretera, los semáforos o los aparcamientos.

-Vehículo a Dispositivo (V2D): El vehículo también se podrá conectar con cualquier dispositivo, por ejemplo, el móvil de los peatones, para identificar la posición exacta en todo momento.

-Vehículo a Todo (V2X): Esta tecnología une a todas las anteriores y será la base de la futura conectividad para la conducción autónoma.

En el futuro y gracias al internet de las cosas, los vehículos estarán interconectados con todo, desde la farola de la calle a los dispositivos portátiles de los conductores o transeúntes.