Radio La Patria On-Line:
Bolivia Coronavirus Impacto Internacional Noticias Salud

¿Son útiles las desinfecciones de calles y espacios públicos?

En Oruro, las autoridades determinaron la fumigación de calles y espacios cerrados / Archivo LA PATRIA
Con el rápido ascenso de casos de Covid-19 en Bolivia y particularmente en Oruro, las autoridades iniciaron una serie de medidas restrictivas y de otra índole para intentar contrarrestar esta situación; entre ellas el fumigado de espacios públicos como mercados, instituciones y otros; sin embargo ¿Esta tarea es realmente útil? Lo cierto es que la mayoría de estudios y expertos dicen que no.

Con el rápido ascenso de casos de Covid-19 en Bolivia y particularmente en Oruro, las autoridades iniciaron una serie de medidas restrictivas y de otra índole para intentar contrarrestar esta situación; entre ellas el fumigado de espacios públicos como mercados, instituciones y otros; sin embargo ¿Esta tarea es realmente útil? Lo cierto es que la mayoría de estudios y expertos dicen que no.

Tras dos años de pandemia a nivel mundial, los análisis y estudios concluyeron que hasta la fecha las fumigaciones pueden causar efectos contraproducentes. En mayo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS), establecía que “no se recomienda fumigar ni rociar a gran escala los espacios abiertos, como las calles y los mercados, con el fin de destruir el virus”.

Desde el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) afirmaron que “la pulverización o fumigación” de desinfectantes al aire libre, en grandes superficies interiores, o el uso de radiación de luz ultravioleta, no se recomienda para la población debido a la falta de efectividad.

Además, diversos estudios consideran que pueden producir posibles daños al medio ambiente y la exposición de los seres humanos a productos químicos irritantes.

En espacios cerrados la recomendación es no desinfectar como lo vienen haciendo las autoridades, sino a través de la limpieza directa con paños y trapos / Archivo LA PATRIA

En sus recomendaciones de marzo de 2020, el ECDC solo aconsejó limpiar puntos especialmente manoseados, como pomos, interruptores, pasamanos y botones de ascensor.

Ante esta situación en varios países dejaron de utilizar la desinfección de calles o ambientes, como una medida para frenar la transmisión del coronavirus, centrándose en el uso de barbijo y la inmunización a la enfermedad.

La investigadora Zeynep Tufekci en un artículo calificó la fumigación como un “teatro pandémico”.

Por otro lado, en la revista Nature publicaron un artículo en el que aseveraron que no se pudo probar que alguien se infectó tras tocar una superficie contaminada.

“Tras un año de pandemia, las pruebas ahora son claras. El coronavirus se transmite predominantemente a través del aire, por personas que hablan y exhalan gotas grandes y pequeñas partículas llamadas aerosoles”, señalaron los expertos de la revista.

LIMPIEZA EN LUGAR DE FUMIGACIÓN

Tras estudios realizados, la OMS aseveró que la limpieza ayuda a eliminar los agentes patógenos o reduce considerablemente su concentración en las superficies contaminadas y por ello es un componente indispensable de cualquier método de desinfección.

“Para desinfectar eficazmente una superficie, son decisivos el método usado y la concentración y el tiempo de contacto del desinfectante. Por lo tanto, después de la limpieza hay que aplicar un desinfectante químico, como el cloro o el alcohol, para destruir los microbios remanentes”, señalaron en sus recomendaciones.

Sin embargo, advirtieron que las soluciones desinfectantes tienen que prepararse y usarse de acuerdo con las recomendaciones del fabricante con respecto al volumen y el tiempo de contacto.

“Las concentraciones elevadas aumentan la exposición de los usuarios al compuesto químico y también pueden dañar las superficies. Se aplicará una cantidad del desinfectante suficiente para humedecer las superficies, que no se tocarán por el tiempo necesario para inactivar los agentes patógenos, según las recomendaciones del fabricante”, indican.

SITUACIÓN EN ORURO

En Bolivia, esta medida aún forma parte de las estrategias de autoridades para contrarrestar la enfermedad, tal es el caso de la ciudad de Oruro, que tras el incremento acelerado de casos en días precedentes determinó medidas que se realizaron al inicio de la pandemia; momentos en los que todavía no existían estudios.

En la segunda sesión del Comité de Operaciones de Emergencia Municipal (COEM), decidieron implementar los días de fumigación, limpieza y desinfección de centros de abasto, calles e instituciones privadas.

Esta medida comenzó el 16 de enero y proseguirá el jueves 20 de 06:00 a 12:00 horas. Este domingo reciente se efectuaron las labores de fumigación en los centros de abasto, plazas y vías, mientras que el jueves se hará este trabajo en entidades financieras y demás instituciones.

Según el portal Andalucia, la desinfección de calles solo tendría como posible beneficio la del efecto placebo.

Durante el 2021 se gastaron gran cantidad de recursos en desinfecciones /Archivo GAMO

Pero los efectos negativos para el combate de la pandemia podrían ser mucho peores, provocando una falsa sensación de seguridad en los ciudadanos y desviar la atención sobre las medidas realmente eficaces, como estableció la OMS.

El ente internacional, en sus comunicados oficiales se opuso al uso de esprays, por lo peligroso, en entornos y también en personas; como en las cámaras de desinfección, aclararon que las posibilidades de contagiar con los zapatos son “muy bajas”.

Afirmaron que pulverizar cloro u otros productos químicos tóxicos en personas puede causar irritación en los ojos y en la piel, broncoespasmos y tener efectos gastrointestinales.

La OMS tampoco recomienda el rociado sistemático de desinfectante en espacios cerrados para eliminar al coronavirus; resaltando que un estudio muestra que el rociado dentro de los edificios es ineficaz si no se hace directamente.

“Si se aplican desinfectantes, conviene hacerlo con un trapo o una toallita con desinfectante”, recomienda la organización.

Pese a las recomendaciones de la OMS, se volvieron a aplicar las fumigaciones como medidas contra el coronavirus, lo cual, según expertos, se espera que no produzcan daños a largo plazo.

Al inicio de la pandemia se hizo común la desinfección con pulverizadores en espacios abiertos. Hoy se sabe que no es efectivo /Archivo GAMO

MEDIDAS RECOMENDADAS

Para la OMS, la medida más acertada en la lucha contra la pandemia continúa siendo el uso correcto de la mascarilla; señalando que se deben de lavar las manos antes de ponerse el barbijo y después de quitársela o cada vez que la toque.

Establecen que es necesario asegurarse de que le cubre la nariz, la boca y el mentón.

“Cuando se quite la mascarilla, guárdela en una bolsa de plástico limpia; si es de tela lávela cada día y si es una mascarilla médica, tírela a un cubo de basura. No utilice mascarillas con válvulas”, establece la organización.

Del mismo modo resaltan las normas de higiene, como el lavado periódico de manos con un gel hidroalcohólico o con agua y jabón.

“Esto elimina los gérmenes que pudieran estar en sus manos, incluidos los virus”, indican.

Por otro lado, evitar el contacto de las manos con los ojos, la nariz y la boca.

“Las manos tocan muchas superficies en las que podrían coger el virus. Una vez contaminadas, pueden transportar el virus a los ojos, la nariz o la boca. Desde allí el virus puede entrar en el organismo e infectarlo”, explican.

/JDLF/