Educación Interés regional Oruro

Pasar clases se tornó complicado para hijos de privados de libertad

El CAIP brindó todo el apoyo necesario a los niños hijos de privados de libertad / CAIP
La educación en este tiempo de pandemia a causa del Covid-19 fue complicada, pero mucho más para los hijos de personas privadas de libertad, la modalidad a distancia dificultó el proceso enseñanza-aprendizaje toda vez que no tienen equipos tecnológicos, por ello, algunos prefirieron dejar la escuela.

La educación en este tiempo de pandemia a causa del Covid-19 fue complicada, pero mucho más para los hijos de personas privadas de libertad, la modalidad a distancia dificultó el proceso enseñanza-aprendizaje toda vez que no tienen equipos tecnológicos, por ello, algunos prefirieron dejar la escuela.

Ante estas dificultades el Centro de Apoyo Integral Pedagógico (CAIP) brindó todo el apoyo necesario tanto a los niños de privadas de libertad que viven con sus madres en el penal La Merced, como a los hijos que están fuera.

“Nosotros hemos realizado todo este tiempo de pandemia el apoyo escolar, pedagógico y psicológico a niños que viven con sus mamás dentro del penal y a los que están fuera que también tienen padres privados de libertad”, explicó la coordinadora departamental del Programa CAIP-RP, Karen Lima.

LA MERCED

En el penal La Merced existen nueve niños que viven con sus madres, de los cuales, cuatro están en edad escolar, ellos asisten a una unidad educativa de nivel inicial.

El CAIP también llegó con apoyo a 25 niños que viven fuera del penal pero tienen a sus madres privadas de libertad.

SAN PEDRO

Con esa misma ayuda llegaron a 27 niños, hijos de privados de libertad del penal San Pedro.

“Ha sido sumamente complicado pero no hemos querido descuidar nuestro trabajo, hemos implementado el CAIP móvil, de esta manera hemos llegado a los domicilios de los niños con nuestras mochilas cargadas de material escolar, libros, fotocopias”, añadió.

DESERCIÓN

Algunos niños tuvieron que dejar la escuela ya que no tenían equipos tecnológicos aptos para pasar clases virtuales, otros prefirieron trabajar junto a sus familias.

“Tenemos registrados siete niños que no han pasado clases desde el primer trimestre, ahora los estamos reincorporando en la unidad educativa. Muchos de los estudiantes han decidido trabajar con sus mamás y al mismo tiempo el hecho de no contar un celular ha hecho que no pasen clases”, argumentó Lima.

CAIP

El CAIP cumplió seis años el reciente 13 de noviembre, en todo este tiempo asistieron a 334 niños, con material escolar, apoyo pedagógico, y apoyo psicológico, en coordinación con la Dirección Departamental de Educación.

Add Comment

Click here to post a comment