Tupay hizo la fiesta al ritmo de la cueca

321
Iver Villarroel hizo retumbar con su voz el Teatro Internacional Oruro /LA PATRIA

La cueca fue la reina de la presentación de Tupay durante la segunda noche del Festival de la Canción Boliviana “Aquí… Canta Bolivia”, cuyo ritmo armó toda una fiesta en el Teatro Internacional Oruro, ante la presencia de más de 5.000 espectadores.

El reloj marcaba las 23:40 horas, cuando Tupay sentaba soberanía del escenario más importante de Bolivia, un medley de sus canciones más conocidas fue la “carta de presentación”, inmediatamente el grupo quiso iniciar con un mensaje de reflexión y lo logró tras escuchar la canción “Buscando paz”.

“Llegó un virus y sin disparar una sola bala mató a mucha gente”, dijo Edwin Castellanos, director del grupo, haciendo referencia a la pandemia y culminó señalando que debemos cuidar nuestra casa.

Siguieron un par de melodías románticas, “Desde que tú te fuiste” y “No me perteneces”, antes que se desate la fiesta con la reina de la noche, la cueca. Mananachu” abrió el telón de ese ritmo, sin embargo, habría una sorpresa antes de su interpretación y fue la invitación que Castellanos hizo a su compañero ocasional en el jurado calificador, Wilson Molina, quien subió al escenario y en una combinación perfecta con el orureño y vocalista de Tupay, Iver Villarroel, hicieron magia en el escenario para transportar a tiempos pasados el éxito de esa cueca que en la actualidad se mantiene vigente.

La cueca tuvo un gustito especial con el melodioso sonido del bandoneón, cuya ejecución estuvo a cargo del tucumano, Facundo Alzogaray.

Molina fue tentado a quedarse en el escenario y cayó en los brazos de la musa inspiradora para cantar junto a Tupay otra hermosa cueca “Mi desventura”. El destino había juntado a grandes artistas y regalaban a los orureños un hermoso recuerdo.

Wilson Molina junto a su cumpa, Edwin Castellanos /LA PATRIA

Llegó “Flor de Cardón”, Iver Villarroel hizo vibrar su melodiosa voz, retumbando en las paredes del teatro. Se haría un paréntesis en la conquista con la cueca para dar lugar a su kullawada “Perdóname”, para seguir con “Calzón de seda” y terminar la serie con “Adiós Oruro del Alma”, melodía emblemática del recuerdo que dejó la campaña boliviana en la Guerra del Chaco (1932-1935).

Tupay se llevó el reconocimiento no solo de su público a través de los aplausos u ovación, sino también mediante el galardón que dio el Gobernador Johnny Vedia.

“Cholita” y “El cholero” cerrarían la gala de una magnífica jornada, ratificando una vez más, por qué Oruro es la Capital del Folklore de Bolivia.

Al final del show, Edwin Castellanos agradeció el cariño del público, ya en el camerino y auguró porque el nuevo escenario tenga funcionalidad, no solo para presentaciones nacionales, sino también internacionales.