De Oruro para el mundo, ¡Esta es la Diablada!

305
Majestuosidad de la danza de la Diablada / LA PATRIA

Con un derroche de alegría, emoción y un espectáculo destacable, las cinco diabladas que forman parte del Carnaval de Oruro, Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, le demostraron al mundo entero que la danza milenaria es netamente orureña y boliviana.

Ayer en el “Diabladazo Patrimonio del Estado Boliviano”, nombre cuestionado por los actores del carnaval y parte de la sociedad orureña, los cinco conjuntos mostraron con sus majestuosos trajes y sus pasos ágiles, la forma correcta de bailar la Diablada. Este acontecimiento fue organizado en la Capital del Folklore de Bolivia en defensa del origen de la danza de la Diablada ante la usurpación del Perú.

ENTRADA

Con la presencia de los actores principales, las organizaciones inmersas en la Obra Maestra y autoridades municipales, departamentales y nacionales, en horas de la tarde dio inicio la entrada folklórica, que partió del Parque de la Unión Nacional y recorrió las principales calles de la ciudad pasando por la plaza Principal 10 de Febrero, hasta llegar a la Avenida Cívica “Sanjinés Vincenti”.

La entrada fue encabezada por la ministra de Culturas, Descolonización y Despatriarcalización, Sabina Orellana, acompañada del gobernador Johnny Vedia y el alcalde Adhemar Wilcarani, entre otras autoridades.

Por detrás, los cinco conjuntos de esta especialidad de danza: la Gran Tradicional Auténtica “Diablada Oruro”, el Conjunto Tradicional Folklórico “Diablada Oruro”, la Fraternidad Artística y Cultural “La Diablada”, la Diablada Ferroviaria y la Diablada Artística Urus, acompañadas de sus respectivas bandas de música, hicieron una estupenda presentación, tal y como acostumbra la ciudadanía en el Carnaval de Oruro.

Reivindican el origen boliviano de la Diablada / LA PATRIA

Sin lugar a dudas, el mayor espectáculo de la entrada se vivió en la Avenida Cívica, donde miles de espectadores, quedaron maravillados con la majestuosidad de la danza de la Diablada.

Al ritmo de la música, los danzarines lucieron la belleza de sus trajes y demostraron sus mejores pasos, explayándose a lo largo y ancho de la Avenida Cívica, acompañadas de juegos de luces y pirotecnia.