Creemos afirma que el Gobierno provocó los hechos en Santa Cruz para reactivar la “persecución política”

141
La asambleísta considera que el Gobierno se maneja en una estrategia presuntamente para crear enemigos / Archivo El Deber

El impasse producido en la ciudad de Santa Cruz fue un hecho provocado por el Gobierno para reactivar la “persecución política” contra opositores cruceños, según criterio de la jefe de bancada de Creemos en el Senado, Centa Rek.

La asambleísta consideró que el Gobierno se maneja en una estrategia presuntamente para crear enemigos internos para someter a todo un país, tomando el control de los órganos de poder.

“Todo esto que ocurrió en nuestro Grito Libertario tenía el objetivo de reactivar las persecuciones, buscar de donde sea los elementos con los cuales, aunque se agarrado de los pelos, puedan armar las persecuciones. Entonces acá empieza otra vez los discursos de separatismo que son ellos los que están promoviendo porque los cruceños no tienen en el horizonte”, manifestó Rek en contacto con la red Erbol.

Subrayó que las acusaciones lanzadas tienen el fin de buscar elementos para hacer juicios y generar persecuciones sin tener indicios sino simplemente porque ellos los decretan así.

Rek afirmó que esta forma de hacer política del MAS responde a su proyecto de no soltar nunca el poder, haciendo que no exista oposición ni alternancia.

Actitudes del MAS involucradas

Asimismo, sostuvo que el Movimiento Al Socialismo (MAS) representa a esa forma de “poder hegemónico, totalitario y sometedor, destruyendo al país”, donde los ciudadanos presuntamente ya no tienen derechos ni reivindicaciones.

Explicó que, para la efeméride de Santa Cruz, el Gobierno fue invitado para hacer un acto de honor y honra al Grito Libertario, pero desde el inicio hubo agresiones e intenciones de politizar todos los actos tal como ocurrió en la Feria Exposición y en el Concejo Municipal.

“Vinieron con una agenda para provocar, criminalizar y perseguir a los cruceños y a la oposición en su conjunto”, afirmó.

Detalló que, rompiendo el protocolo el ministro de Gobierno sacó de su bolsillo una Wiphala y deshonrando totalmente el acto, se lo entregó a David Choquehuanca, quien la izó, sobreponiendo a la bandera nacional, en una actitud recurrente del MAS de anular la tricolor nacional desconociendo la fundación de la república en su intento de imponer el nuevo símbolo.

Rek señaló que fue ese el motivo, por el cual se produjo la defensa de la tricolor nacional, pero el Gobierno lo utiliza para generar argumentos e iniciar persecuciones.

“Es la única agenda que tiene para el país ante la falta de reactivación o políticas de salud”, concluyó.

/JDLF/