Periodista a la que “no le da vergüenza” vender empanadas, alcanza más de 5 mil comentarios en su publicación de Facebook

3801
Karla Villarroel, la periodista que se volvió viral en las redes sociales / ARCHIVO EL DEBER

Tras ser criticada por vender empanadas y sándwiches en su tiempo libre, la periodista Karla Villarroel alcanzó más de 5 mil comentarios en su publicación de Facebook, en la que indica que “no le da vergüenza” realizar un trabajo honesto.

¡“No me da vergüenza, ¡sin miedo al éxito” !, es lo que escribió la periodista en respuesta a la persona que la criticó cuando la vio en un centro de vacunación vendiendo.

“Ella me dijo de manera burlesca: ¿Qué pasó Karla el periodismo no te da plata, tan bajo has llegado? ¿No te da vergüenza?”, señala parte de su texto publicado en las redes sociales.

Karla respondió que “vergüenza es robar” y dejó una publicación en Facebook, contando su experiencia.

“Lo que importa son las ganas de salir adelante, vergüenza es robar, vergüenza es ser mediocre por burlarse de las ganas que tiene una persona de salir adelante buscando ingresos de manera honrada con sacrificio, sin hacerle daño a nadie y sin meterse en la vida de nadie. ¡Eso es vergüenza!”, señaló la joven periodista en su publicación.

Karla lleva cuatro años ejerciendo el periodismo, asimismo, en su tiempo libre se dedica a vender empanadas y sándwiches para ayudar a su familia.

La periodista contó que fue su madre, quien empezó la venta de las empanadas, pero que después dejó de hacerlas, por lo que su hermana decidió continuar con este negocio para comprarse un celular nuevo, porque el que tenía se arruinó, reportó el diario El Deber.

El fin de semana, Karla Villarroel deambuló vendiendo empanadas y sándwiches cerca de la Escuela Militar de Ingeniería (EMI) de Santa Cruz y aprovechó la afluencia de personas que pretendían recibir la vacuna contra el coronavirus.

“En una de mis coberturas en los puntos masivos de vacunación me di cuenta que había mucha gente y que durante las mañanas no vendían nada. Ese día llegué de mi trabajo y para ayudar a mi hermana le dije que vendamos empanadas en la EMI, que está a tres cuadras de mi casa. Entonces ella me pregunta si me daba vergüenza y le dije que no, y que yo haría sándwiches”, comentó.

La publicación de Karla fue divulgada el lunes 12 de julio y rápidamente se “viralizó” por las redes sociales. Fue 5.9 mil veces compartida y recibió más de 5 mil comentarios.

/RMMP/