Tercera “ola” del Covid-19 se debilita, pero las UTI siguen colapsadas en Cochabamba

135
Camas y equipos de Terapia Intensiva / OPINIÓN

La tercera “ola” del Covid-19 se debilita cada vez más, pero la demanda de camas de Unidad de Terapias Intensivas (UTI) e intermedia continúan en los diferentes hospitales de la ciudad de Cochabamba.

En tanto, las siete camas que fueron entregadas al Hospital del Sur por el alcalde cochabambino Manfred Reyes Villa y las otras diez del Viedma en la gestión de Esther Soria aún no funcionan por falta de instalación y recursos humanos.

Son tres semanas en las que Cochabamba mostró señales de una desescalada de casos positivos de coronavirus, con 5.000 casos en una semana, luego 3.660 y después 2.600.

Sin embargo, el panorama en el Viedma no ha cambiado desde la última inspección que hizo el asambleísta Rodrigo Valdivia hace diez días. Ni el gobernador Humberto Sánchez ni la secretaria de Salud, Daysi Rocabado, explican qué acciones tomarán para que esas camas se pongan en funcionamiento.

El subdirector del Hospital Viedma, Eduardo Amaya, explicó que el espacio donde se prevé instalar las camas debe tener dos requisitos: tecnología y personal.

Asimismo, sostuvo que el hospital tiene una planta de oxígeno pequeña que abastece a los internados por coronavirus y otras patologías; “no podría distribuirse a las diez UTI nuevas”, porque la presión es baja.

“Tampoco el manejo de flujo eléctrico es el adecuado en la nueva infraestructura, porque se requiere mayor grupo electrógeno. Ya hemos mandado la solicitud a la Gobernación para la compra de un grupo electrógeno. Si contáramos con este recurso ya podríamos arrancar”, señaló Amaya.

Además, Amaya explicó que el director del hospital Viedma, Rodrigo Larrea fue a La Paz el viernes 2 de julio para reunirse con autoridades del Gobierno y solicitar recursos económicos y humanos no sólo para que las camas funcionen, sino también para reforzar las diferentes áreas.

Un panorama similar ocurre en el Hospital del Sur. El director Grover León señaló que las siete camas UTI aún no funcionan por problemas de acceso a oxígeno y recursos humanos.

En días precedentes, el secretario de Salud de la Alcaldía, Aníbal Cruz, mencionó que este nosocomio tiene problemas de infraestructura.

Demanda alta

Amaya explicó que las UTI del Viedma siempre están saturadas y también la demanda por atención, según el diario Los Tiempos.

Respecto al Hospital del Sur, a la fecha tiene 30 pacientes internados por coronavirus, que dependen del oxígeno de la pequeña planta con la que cuentan.

La directora del Hospital del Norte, Cinthia Rojas dijo que aún tienen pacientes internados tanto en las diez UTI como en las camas de terapia intermedia. Aseguró que los pacientes llegan en estado crítico y no cuando realmente deberían acudir.

“La gente debe tomar consciencia. Debe asumir (la emergencia sanitaria) con responsabilidad, porque también es la obligación del ciudadano el cuidarse y cumplir con las normas de bioseguridad. No llegar cuando el paciente está muriendo, al menor síntoma ya debe buscar a un médico”, aseveró Amaya.

/RXVCH/