El centralismo de La Paz “estorba” el desarrollo de Oruro

627
Oruro bajo la sombra del centralismo de La Paz / LA PATRIA

El desarrollo del departamento de Oruro se ve postergado desde hace años por el centralismo que ejerce La Paz, en los proyectos regionales. Esta fue la observación que planteó el jueves precedente la Federación de Empresarios Privados de Oruro (FEPO), durante la socialización del proyecto de “Ley de Zonas Económicas Especiales”.

La actividad se desarrolló en el salón principal de la Cámara de Comercio de Oruro (CCO). Estuvo organizada por los senadores Vania Rocha Muñoz, Silvia Salame Farjat y Fernando Dehne Franco. La asistencia fue presencial y también virtual, que incluyó a representantes del Gobierno, como de sectores sociales, como comerciantes, principalmente.

FEPO

Durante la participación de la FEPO, mediante su presidente Elvira Valdez Alcázar y el secretario General, Jorge Lazo Valera, su posición fue contundente al establecer que el centralismo de La Paz “estorba” el desarrollo del departamento de Oruro.

“Analizar esto quizá resulte machacón, pero es importante, porque si no ubicamos la esencia de nuestras grandes frustraciones, será muy difícil discernir sobre nuestro futuro y proyectarnos como región, para no ser el último departamento del país y quedarnos en la zaga”, señaló Valdez.

Mientras que el periodista Lazo, hizo una descripción cruda de la realidad respecto a la actitud expansionista de La Paz. Puso como ejemplo varios proyectos que quedaron truncados para Oruro, cuando fue la región que dio las ideas, pero por el centralismo paceño aprovechó a los gobiernos de turno para usurpar esos proyectos a la Alta Tierra de los Urus.

Uno de ellos fue la construcción de la ruta Patacamaya-Tambo Quemado, ya que La Paz logró la administración y el control sobre los puertos chilenos de Arica y Pisiga.

PROYECTOS

Asimismo, el retraso injustificado de la construcción del proyecto vial Oruro-Pisiga. En la actualidad falta construir el puente Aroma en el tramo Oruro-Toedo, cuya inversión estimada es de 24 millones de bolivianos.

Otro “muro” para Oruro fue la Ley de Incentivos Económicos para El Alto, así como la pretendida implementación del Puerto Seco en Patacamaya.

En lo que respecta a la construcción de la doble vía Oruro-Cochabamba, la FEPO consideró que es una edificación incompleta ya que falta el tramo Caracollo-Colomi y la construcción de la doble vía Oruro-Paria-Caihuasi-Confital.

En lo referente al primer corredor bioceánico Pacífico-Atlántico, hay un vínculo directo con la frontera boliviano-argentina, vía férrea hasta Villazón. Asimismo el dominio sector de La Paz, vínculo directo con Colquiri y El Alto de La Paz.

También se observó la anulación de los Números de Identificación Tributaria (NIT) de la Empresa Metalúrgica Vinto (EMV) y de la Empresa Minera Huanuni (EMH), que operan con el NIT de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol).

“Atentado contra el sector comercial e industrial, porque la provisión de bienes, insumos y materiales se cumple en La Paz, obligando al cierre de empresas en Oruro, algunas sucursales y además generando una dependencia para pedir y tramitar la compra de productos”, señalaron.

También existe un perjuicio para la Gobernación como para el municipio de Oruro, la Universidad Técnica de Oruro en el tema económico como social, por efecto de despidos y la supresión de fuentes laborales, por falta de presupuesto.

PROPUESTAS

Entre las propuestas para salir de esa crítica situación, los representantes de la FEPO señalaron que se debe ofertar productos innovadores “hechos en Oruro” para situar en la región a como el principal centro de exportaciones e importaciones en el comercio bioceánico.

Asimismo, establecer una terminal multimodal para el transporte aéreo, terrestre y férreo, convertirse al modelo de desarrollo de servicios para el comercio internacional.

“Se debe lograr una ubicación en la red global, como punto de provisión logística de servicios”, añadieron.

Finalmente, plantearon que se debe emprender una política minero metalúrgica para sostener la economía local.

/DEA/