Bolivia Economía

Expertos señalan que la devolución del crédito al FMI es una medida política del Gobierno

Fondo Monetario Internacional (FMI) / UNO TV
El Gobierno anunció ayer un juicio de responsabilidades a la expresidente Jeanine Áñez por el préstamo de 327 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional (FMI); respecto al tema, expertos indicaron que se envía una mala señal al mundo con la devolución del crédito porque el país aún necesita recursos y creen que el juicio es político.

El Gobierno anunció ayer un juicio de responsabilidades a la expresidente Jeanine Áñez por el préstamo de 327 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional (FMI); respecto al tema, expertos indicaron que se envía una mala señal al mundo con la devolución del crédito porque el país aún necesita recursos y creen que el juicio es político.

El país gastó 24,3 millones de dólares adicionales para anular el crédito al FMI debido a los costos de variación cambiaria e intereses y comisiones. Se recibieron en el gobierno transitorio de Áñez, 327 millones de dólares de crédito y ahora se devolvieron 351,5 millones de dólares.

Para los economistas Gonzalo Chávez y Saúl Aramayo la devolución del crédito al FMI es negativa porque envía una mala señal al contexto internacional ya que Bolivia es un país que requiere de esos préstamos.

Señalaron que la devolución del crédito al FMI es una medida política porque el Gobierno pudo haber renegociado los recursos en mejores condiciones, ya que era un financiamiento extraordinario y de emergencia, creado por el FMI.

Gonzalo Chavez Alvarez, Economista con estudios en PUCRJ, Harvard, Columbia y Manchester / RIMAY PAMPA

“No nos olvidemos que en la Procuraduría General del Estado (PGE) 2021, el Gobierno tiene la expectativa de conseguir 5.750 millones de dólares de los cuales 2.750 provienen de organismos internacionales como el Banco Mundial, el BID, CAF y otros, y 3.000 millones de dólares vienen del sector privado. La devolución tiene claramente un rasgo político, que seguramente es leída como una actitud poco equilibrada respecto a las necesidades que tiene el país de inversión y de préstamos internacionales”, sostuvo Chávez al periódico Página Siete.

Recordó que todos los países son socios del FMI y su participación está en Derechos Especiales de Giro (DEG), es decir, Bolivia decide vender 240,1 millones de DEG y obtiene 327 millones de dólares.

En abril de 2020 esa unidad estaba en 1,34 dólares, pero ahora que se devolvió se cotizaba en 1,44 dólares.

“Por esa variación cambiaria de diez puntos, se tuvo que devolver 19 millones de dólares más del monto inicial y a esto se sumaron los intereses y comisiones generados en los últimos meses”, indicó.

“Afuera este tipo de mensajes genera incertidumbre, aumenta la tasa de riesgo y ven a un país poco serio por devolver el crédito. Primero, porque cuando se solicite un crédito seguramente preguntarán ¿necesitas o no la plata?, si estamos devolviendo 347 millones de dólares. Segundo, creo que será un problema también de entender quienes te pueden ayudar de manera sostenible. El único organismo que tiene espalda financiera ahora para prestarnos 2.000 millones de dólares es el FMI, nos guste o no, los otros son muy pequeños”, advirtió Chávez.

Para Aramayo esta actitud del Gobierno es “negativa” para el país, porque ha dejado de usar esos recursos y los ha devuelto anticipadamente y esto genera disminución de liquidez porque son más de 327 millones de dólares que ya se tenían aprobados.

“Por otro lado, se devuelve una plata sin haberla disfrutado, tomando en cuenta que en el país hay una crisis de demanda externa y que hará que la economía demore en reactivarse. La población ha disminuido sus ingresos; se está volviendo a producir, pero aún no en los niveles que se tenían antes”, recalcó.

/RMMP/


Add Comment

Click here to post a comment