Golfo: Un perro callejero que inspiró y protagonizó una canción

793
El perro Golfo / LA PATRIA

Golfo era un perro callejero, como los muchos que se encuentran en la ciudad de Oruro. Se ganó el amor de los vecinos de la zona del Magdalena Postal y terminó siendo la inspiración y el protagonista de una canción que habla sobre la vida de los perros callejeros.

El humano que se encargó de componer y producir la canción, además de publicarla en las redes sociales es Dimas Gabriel Ortega Magne, que la tituló: “Por qué los dejamos”.

Dimas Gabriel Ortega Magne“Por qué los dejamos”.

Golfo, también llamado Mango, es un perro que sufrió demasiado. El apareció moribundo, sucio y herido, seguramente por peleas que tuvo anteriormente, pero gracias a un grupo de personas logró rehabilitarse y conseguir una familia que lo quiere…

Un grupo de vecinos del sector del Magdalena Postel, en pleno centro de la ciudad de Oruro, se encargó de ayudarlo, junto a otros dos perros de la zona que por su tamaño no podían ser adoptados, pero al convertirse en los guardianes de la zona, los vecinos les compraron casitas y los cuidaban.

En una ocasión la “perrera” estuvo a punto de llevarse a los canes, pero todos los vecinos reaccionaron y los defendieron hasta lograr que se queden y demostraron que todos eran su familia.

Con el pasar del tiempo su tamaño dejó de importar y varias personas los dejaban dormir dentro de sus casas, e intentaron adoptaros, pero es tan irónico que los perros no querían permanecer dentro.

Lamentablemente Escorpión y Chocolate fallecieron, dejando solo a Golfo como el único de aquel grupo de perros que eran inseparables y los guardianes del lugar.

Al quedar solo, se hizo hasta lo imposible para adoptar a Golfo y después de varios intentos, finalmente permaneció en una casa, junto a su nueva dueña quien le brinda todo el cuidado y amor que merece. La mascota ahora vive junto a otros perritos después de toda una vida de sufrimiento y necesidades que un animal no merece.

Golfo es un perro mayor, que está fuerte y sano, pero deja un gran mensaje: La indiferencia e irresponsabilidad pueden hacerle la vida miserable a un animal inocente, no es cuestión de cuidarlos solos en su etapa de cachorros, es un compromiso para toda su vida.

/MVSG/