Awicha: De una vida de “perro” a una existencia feliz

1810
Awicha la gatitta, antes y después de su rehabilitación / LA PATRIA

Awicha que en aymara significa “vieja”, es una gatita cuyo inicio de su vida fue un total calvario o como se llama en la jerga popular, tuvo una “vida de perro”, debido al infortunio de ser abandona y sopesar la indiferencia de los humanos por muchos años. Sin embargo, no siempre sería así su destino y el Sumo Hacedor se encargaría de recompensarla.

Awicha fue encontrada sin dientes, con garrapatas muertas en todo el cuerpo, tenía el pelo enredado y claramente sufría de dos enfermedades.

Awicha cuando fue rescatada / LA PATRIA

La gatita era bastante uraña y hasta salvaje, pues viviendo por tanto tiempo en la calle, acuñando en su ser todos los maltratos de esa vida y de la gente, era obvio que quedaría con traumas en su comportamiento.

Sin dientes, siendo anciana ella comía lo que podía cazar y muchas veces nada.

Cuando Awicha llegó al refugio que la rehabilitó, le cortaron el pelo enmarañado y sucio sin haber otra opción, también comenzó con un tratamiento para una enfermedad, la cual parece que ya no se puede curar.

Posterior a los pasos más importantes de su rehabilitación, una persona de gran corazón decidió hacerse cargo de la gatita.

Awicha en su nuevo hogar / LA PATRIA

Junto con todos los tratamientos y cuidados que conlleva hacerse cargo de una gata mayor, hoy, Awicha está llena de cariño y cuidados por parte de su “papá humano”.

Awicha acompañando a su dueño

Awicha superó todos sus traumas con el amor recibido, es una gata feliz, muy cariñosa, juguetona y sobre todo tiene una vida segura y con bienestar.

/MVSG/