Asia Internacional Mundo Noticias Violencia

Ejército iraní ordena reprimir sin piedad las protestas por la muerte de Masha

Mujeres iraníes exigiendo justicia por la muerte de Masha / DPA
En un memorándum del comandante militar de la provincia de Mazandaran llama a sus efectivos a enfrentarse sin piedad y hasta el punto de matar a los responsables de los disturbios.

 
Tras filtrar documentos oficiales recogidos por la Organización no gubernamental (ONG) Amnistía Internacional, se reveló este viernes que la cúpula del Ejército iraní dio orden a los comandantes de todas las provincias del país de reprimir sin piedad las protestas nacionales contra la muerte el 16 de septiembre de la joven Masha Amini.
 
La “Gasht e Ershad” (Policía de la moral), detonó de una ola de manifestaciones que cobró la vida de 52 personas, según la organización humanitaria.
 
A través de esta filtración, Amnistía Internacional denunció una trama para aplastar brutalmente las protestas a través del despliegue combinado de las Guardias Revolucionarias del Ejército iraní.
 
Entre los documentos obtenidos por Amnistía destaca una orden del Cuartel General de las Fuerzas Armadas por la que instruye a los comandantes militares de todas las provincias del país a enfrentarse con severidad a alborotadores y antirrevolucionarios.
 
En otro memorándum del comandante militar de la provincia de Mazandaran llama a sus efectivos a enfrentarse sin piedad y hasta el punto de matar a los responsables de los disturbios.
 
Asimismo, Amnistía insiste en que estos actos de violencia de las fuerzas de seguridad del Estado fueron acompañados de detenciones extrajudiciales, prácticas de tortura y abusos sexuales; una ola de represión que tiene como resultado la suma de 52 fallecidos (que podrían ser más de 83, según las cifras de la ONG iraní Iran Human Rights, según su último balance actualizado el pasado jueves por la noche).
 
La mayor parte de las víctimas mortales, 34 hombres, mujeres y niños fueron registrados el 21 de septiembre en 19 ciudades de las provincias de Alborz, Gilan, Ilam, Kermanshah, Mazandaran, Semnan, Teherán y Azerbaiyán Occidental.
 
Amnistía constató acciones de pequeños grupos violentos contra las fuerzas de seguridad iraníes que en modo alguno, son merecedores de una respuesta indiscriminada y letal por parte de las fuerzas de seguridad. Asimismo, la ONG pone en duda la narrativa oficial sobre las muertes de al menos cuatro de los once efectivos de seguridad iraníes denunciados por el Gobierno iraní como fallecidos a manos de elementos contra las autoridades o al servicio de potencias extranjeras.
 
Por su parte, la secretaria general de Amnistía Internacional, Agnes Callamard, concluyó en su valoración de los documentos que las autoridades iraníes decidieron a sabiendas hacer daño o matar a la gente que salió a la calle para expresar su ira contra décadas de represiones.
 
«En medio de una epidemia de impunidad sistémica que ha prevalecido durante mucho tiempo en Irán, decenas de hombres, mujeres y niños han sido objeto de asesinatos extrajudiciales en esta última ronda de derramamientos de sangre», ha denunciado Callamard, quien solicitó una acción colectiva decidida por parte de la comunidad internacional.

/NVY