Bolivia Noticias Prensa

Periodistas rechazan pedido del procurador de levantar secreto de fuente que filtró informe de la CIDH

Procurador del Estado Wilfredo Chávez /ABI
Las organizaciones de periodistas lamentaron que la autoridad que dirige un organismo público, desconozca que el “secreto de fuente” está protegido por la Ley de Imprenta, la Constitución Política del Estado y convenios internacionales.

Las asociaciones de periodistas rechazaron este miércoles el planteamiento del procurador General del Estado, Wilfredo Chávez, de levantar el secreto de fuente sobre el caso de la filtración del informe de fondo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

La autoridad manifestó que molesta que se haya filtrado el documento y mucho más que se intente acusarlo o señalar a la Procuraduría General del Estado como responsable de dicha filtración.

“Quienes han dado a conocer esto son algunos medios, ayer me he brindado abiertamente a que me digan a quien habría filtrado, el procurador o alguien de la Procuraduría”, sostuvo la autoridad gubernamental.

Además, dijo estar tranquilo porque no fue la persona que difundió ningún documento internacional, es más, coherente en esa posición escribió una carta en representación del Estado a la CIDH indicando su preocupación sobre la divulgación del informe.

“Levanten la fuente, creo que es importante, vale la pena en este caso aclarar el tema y tan infamante hacia una autoridad”, sostuvo Chávez, según reportó la agencia de noticias Fides.

El fin de semana, el periódico El Deber difundió el contenido de dicho informe de fondo de la CIDH, en el que se establece que el Estado cometió ejecuciones extrajudiciales en el caso del Hotel Las Américas, donde tres ciudadanos extranjeros fueron asesinados bajo el argumento que tenían un plan terrorista.

En tanto, la Asociación Nacional de Periodistas de Bolivia (ANPB) y la Asociación de Periodistas de La Paz, rechazaron el planteamiento del titular de la Procuraduría.

Las organizaciones de periodistas lamentaron que la autoridad que dirige un organismo público, desconozca que el “secreto de fuente” está protegido por la Ley de Imprenta, la Constitución Política del Estado y convenios internacionales.