Presidente de Brasil señala ante la ONU que está en contra del pasaporte sanitario

69
El Presidente brasileño, Jair Bolsonaro / LA NACIÓN

Durante la apertura de la Asamblea General de Naciones Unidas el Presidente brasileño, Jair Bolsonaro señaló este martes que su administración está en contra del pasaporte sanitario, pero «apoya los esfuerzos» de vacunación contra el Covid-19.

«Apoyamos la vacunación, sin embargo, nuestro Gobierno está en contra del pasaporte sanitario o de cualquier obligación relacionada con la vacuna anticovid», aseguró en la tribuna de la ONU.

Bolsonaro fue el primero en hablar en la Asamblea, como lo manda la tradición, tras el discurso de inauguración del secretario general de la ONU, António Guterres.

«Desde el principio de la pandemia del coronavirus apoyamos la autonomía del médico en busca del tratamiento precoz, siguiendo la recomendación del Consejo Federal de Medicina», aseguró Bolsonaro.

No obstante, indicó que su Gobierno distribuyó más de 260 millones de dosis de vacunas y más de 140 millones de brasileños, casi el 90% de la población adulta han recibido por lo menos la primera dosis y el 80% de la población indígena está totalmente vacunada.

«Hasta noviembre, todos los que elijan ser vacunados en Brasil, serán atendidos», manifestó.

Asimismo, dijo que será el «último de los brasileños» en vacunarse.

Esta actitud provocó la ira del alcalde de Nueva York, Bill De Blasio, que la semana pasada pidió a todos los miembros de las delegaciones que asistan vacunados a la Asamblea General de la ONU, como la ciudad exige en cualquier actividad que se celebre en interiores, reportó el periódico uruguayo El Observador.

«Debemos enviar un mensaje a todos los líderes del mundo, incluido y muy particularmente a Bolsonaro, de Brasil, lo cual si quiere venir tiene que estar vacunado, porque todos deberíamos estar seguros juntos», expresó De Blasio en ese entonces.

Bolsonaro abogó por el tratamiento temprano contra el coronavirus pese a que no hay evidencias científicas de su utilidad.

«Yo mismo lo recibí», afirmó refiriéndose a cuando contrajo la enfermedad de covid-19.

En su discurso, el Presidente presentó la imagen de un Brasil idílico, sin corrupción y con la credibilidad recuperada y la mejor política medioambiental. En definitiva, uno de los mejores países para invertir.

«¿Qué país del mundo tiene una política de preservación ambiental como la nuestra?», se preguntó, luego de asegurar que la deforestación en la Amazonía cayó en un 32 por ciento con respecto al mismo mes del pasado año, pese a las evidencias que durante su Gobierno la tala de árboles ha ido en preocupante aumento en el pulmón del planeta.

/AAC/