Cambio climático “podría” obligar a millones de personas a migrar dentro sus propios países

81
Las personas migran dentro sus propios países / Archivo FOREING AFFAIRS

Ante el aumento de incendios, sequia, lluvias intensas, y el aumento del nivel del mar, millones de personas podrían llegar a migrar dentro sus propios países. Una tendencia que podría ir en aumento con el tiempo, a medida que las personas se trasladan de un lugar a otro.

Tal es el caso de la adolescente marroquí que se pregunta si debería dejar la granja en las montañas, donde su familia cultiva aceitunas y frutas, para trabajar en la construcción en las afueras de Rabat y obtener un salario más estable, ya que la disminución del suministro de agua hace que la agricultura sea más incierta.

O la trabajadora de una fábrica en la periferia de la ciudad Ho Chi Minh que extraña su comunidad pesquera ubicada en el delta del Mekong en Vietnam, pero sabe que necesita el dinero para enviar a sus familiares y ayudarles a enfrentar las inundaciones repentinas, los períodos de sequía, las lluvias intensas y el aumento del nivel del mar.

Estos son solo algunos ejemplos de los tipos de decisiones que las personas y las comunidades toman cuando deben contrarrestar las consecuencias del cambio climático.

Ninguna región es inmune a la posible migración como consecuencia de los impactos del cambio climático en los medios de subsistencia de las comunidades y la pérdida de habitabilidad en lugares altamente expuestos.

Más de 216 millones de personas podrían desplazarse dentro de sus países en seis regiones para el 2050, según la última edición de la serie de informes Groundswell del Banco Mundial.

La publicación incluye nuevas proyecciones de tres regiones: Asia Oriental y el Pacífico, Norte de África, y Europa oriental y Asia central. Se basa en el primer informe Groundswell, publicado en 2018, que abarcó África al Sur del Sahara, Asia meridional y América Latina.

En conjunto, las previsiones para todas las regiones señalan que de aquí a 2050 África, al Sur del Sahara, podría llegar a tener 86 millones de migrantes internos por razones climáticas, Asia Oriental y el Pacífico 49 millones, Asia meridional 40 millones, Norte de África 19 millones, América Latina 17 millones, y Europa Oriental y Asia Central cinco millones.

Se estima que la migración interna provocada por el impacto climático aumentará en las próximas décadas y luego se acelerará en la segunda mitad del siglo si los países no reducen las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero y crean resiliencia frente a los actuales y futuros impactos del cambio climático.

Las llamadas “zonas críticas” de migración por cuestiones climáticas surgirán en los países en el 2030, produciéndose la emigración desde lugares donde los medios de subsistencia están amenazados por el cambio climático y la inmigración hacia sitios con mejores oportunidades de medios de subsistencia.

/AAC/