Denuncian a clínica de cirugía plástica por presunta mala praxis

127
Presuntamente se causó daños a más de 50 mujeres bolivianas y brasileñas / Captura Asuntos Centrales

Por presunta mala praxis en las cirugías plásticas, lo que provocó daños a más de 50 mujeres bolivianas y brasileras, el exfiscal y abogado, Joadel Bravo, denunció a los propietarios de la Clínica Sculptor Center del departamento de Santa Cruz.

“El caso se conoce por la denuncia del esposo de una señora que fue tratada en la clínica Sculptor Center y ella cayó en coma y fue tratada en una unidad de terapia intensiva. Tuvo que ser trasladado a otra clínica y a partir de ahí, el Ministerio Público ingresa en los predios de la clínica Sculptor Center, la interviene y la cerró”, explicó Bravo en contacto con Asuntos Centrales.

El jurista también detalló el caso de una joven que quedó con cicatrices por una mamografía.

“Nosotros teníamos una denuncia de una ciudadana cruceña que viene peregrinando hace tres años, porque le hicieron una mamografía que resultó errónea y quedó con cicatrices de por vida”, indicó.

Problema con las brasileras

Bravo también reveló que existe una página en Instagram, en la que se descubrió que de 30 mujeres brasileras tratadas en la clínica, presuntamente un 80% llegaron a tener necropsias como resultado de las cirugías.

A consecuencia de las cirugías, las mujeres brasileras presuntamente quedaron con imperfecciones y cuando realizaron los reclamos para corregir los errores, el médico pedía otro monto de dinero.

“En el caso de las brasileras, tuvieron que ser tratadas en Brasil y algunas llegaron hasta terapia intensiva. Pero las víctimas bolivianas acudieron a mí y estamos preparando los documentos para que se presente una denuncia”, sostuvo.

En su criterio, el médico F.P.O. incurría en una práctica médica en la que no tenía especialización, como es la cirugía plástica.

“Encontramos una práctica, de este caballero, que no podemos llamarlo médico. Tenía una clínica que no estaba aprobado por la Sociedad de Cirugía Plástica. Resulta que, al no ser aprobado, no podía practicarlo”, manifestó Bravo.

Actualmente, el médico está prófugo y su esposa fue detenida, pero se solicitó su liberación y será definida en una audiencia la próxima semana. Por las denuncias que llegaron hasta Bravo, estima que al menos 50 mujeres entre bolivianas y brasileras fueron víctimas de este médico.

/JDLF/