Más de 430 millones de niños del Sur de Asia están privados de educación

44
Un grupo de niños pobres reza al comenzar el día en la escuela de Sangharsh Vidya Kendra en uno de los arrabales de Jammu, India / ARCHIVO EFE

El cierre de escuelas en el Sur de Asia desde más de un año a causa de la pandemia de Covid19 ha privado a 434 millones de niños a la educación formal, según una investigación del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en India, Bangladesh, Pakistán y Sri Lanka, publicada el jueves.

De acuerdo al informe, revela que en la India, el 80 por ciento de los adolescentes de entre 14 y 18 años aseguraron tener un nivel más bajo de aprendizaje que cuando estaban en la escuela de forma presencial.

Mientras que el 42 por ciento de los niños y niñas de entre seis y 13 años informaron que no recibieron ningún tipo de educación a distancia durante el cierre de las escuelas.

También en Sri Lanka, el 69 por ciento de las madres y padres de niños y niñas de la escuela primaria indicaron que sus hijos estaban aprendiendo «menos» o «mucho menos».

En Pakistán, el 23 por ciento de los más pequeños carecía de acceso a un equipo móvil para pasar clases. Los hogares pobres y desfavorecidos fueron los más afectados, y muchas familias tienen dificultades para pagar incluso un solo dispositivo.

“Las niñas y niños provenientes de los hogares más desfavorecidos y aquellos con discapacidades han enfrentado mayores dificultades en cuanto al aprendizaje a distancia”, indica el informe, según reportó la agencia de noticias EFE.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) para la infancia, advirtió que ya antes de la pandemia, casi el 60 por ciento de los niños en el Sur de Asia no leían ni entendían un texto básico a los diez años, añadiendo que el cierre tan prolongado de las escuelas desde el comienzo de la pandemia “empeoró aún más una situación, que ya era precaria”.

El director regional de Unicef para el Sur de Asia, George Laryea-Adjei, indicó que incluso cuando una familia tiene acceso a la tecnología, los niños y niñas no siempre pueden disfrutar de ella.

«Como resultado, éstos han sufrido enormes reveses en su aprendizaje», declaró.

/GFS/