Radio La Patria On-Line:
Curiosidades

Alimentos prohibidos para los perros

Perro Salchicha / Archivo REVISTA WEEPEC
Los perros no pueden comer todos los alimentos que comemos los humanos, porque algunos de ellos contienen toxinas muy perjudiciales para ellos. Existen varios alimentos tóxicos para perros que debemos evitar por completo. Y aunque si por ellos fuera comerían de todo, debemos ser nosotros quienes velemos por su salud. El portal de “Soy un perro”, especialista en la vida y cuidado canino recomienda a las personas qué alimentos quedan prohibidos para nuestros amigos peludos. 

Los perros no pueden comer todos los alimentos que comemos los humanos, porque algunos de ellos contienen toxinas muy perjudiciales para ellos. Existen varios alimentos tóxicos para perros que debemos evitar por completo. Y aunque si por ellos fuera comerían de todo, debemos ser nosotros quienes velemos por su salud. El portal de “Soy un perro”, especialista en la vida y cuidado canino recomienda a las personas qué alimentos quedan prohibidos para nuestros amigos peludos.

CHOCOLATE
El chocolate es un alimento muy nocivo para nuestros perros, en cualquiera de sus formatos. Da igual que sea chocolate en onzas, bombones, yogur con chocolate o cualquier tipo de dulce que contenga chocolate. Todos, absolutamente todos los alimentos que contengan chocolate, cacao o derivados, son muy nocivos para nuestros perros.
El chocolate contiene una toxina llamada teobromina, que es inocua para los humanos, pero muy nociva para otros animales, como los perros. Es una toxina ya presente en la propia semilla de cacao, por lo que no existe ningún tipo de chocolate que esté exento de esta toxina.

CEBOLLA Y AJO
Tanto la cebolla como el ajo son alimentos muy tóxicos para los perros, además por mecanismos similares. Da igual que sean crudos, cocinados o en polvo (condimentos), igualmente son tóxicos para nuestros perros.
Contienen sulfóxidos nocivos para ellos. Estos destruyen los glóbulos rojos de la sangre degenerando en una anemia. A su vez, liberan la hemoglobina de estas células, la cual es tóxica para el riñón y causan insuficiencia renal aguda.

LACTEOS
La inmensa mayoría de productos lácteos son nocivos para nuestros perros, por contener lactosa. Esta es un azúcar muy abundante en la leche y que se digiere en el organismo gracias a la enzima lactasa. Muchos canes dejan de crear esta enzima a los pocos meses de vida, cuando su alimentación con leche materna termina, por lo que no son capaces de digerir la lactosa que contiene la leche o sus derivados, provocando daños en su sistema gastrointestinal.

HUESOS COCINADOS
Muchas personas piensan que los huesos son muy sanos para los perros, los han comido toda la vida y nunca pasó nada… no pueden estar más equivocadas.
Los únicos huesos que puede comer un perro son los huesos carnosos y/o lechosos, tales como carcasas de pollo, alitas, muslos, costillas de cerdo, etc.
Los huesos deben estar completamente crudos, nunca cocinados. Los huesos cocinados se astillan al masticarlos y pueden quedar clavados en la garganta o sistema gastrointestinal de nuestro perro, algo que puede causarle incluso la muerte.

ALCOHOL
Nadie que en su sano juicio piensa siquiera en darle alcohol a su perro, pero si hay muchas personas capaces de bromear con ello. Un poco de cerveza o de vino al perro a ver si le gusta, o “se pone un poco borracho”.
Son bromas que nunca debes poner en práctica, ya que el alcohol es un veneno muy potente para los perros. En dosis medias, puede causar que nuestro perro entre en coma o muera. No es ninguna broma, los perros no toleran el alcohol.

/MVSG/

Noticias destacadas