Lizeth, la joven orureña orgullosa de ser madre por partida triple

11602
Lizeth quiere dar el amor y la felicidad que no tuvo de niña.

No importa que hoy no sea Día de la Madre, nunca es tarde ni temprano para celebrarlas, y más aún cuando son madres por partida doble, es decir, aquellas mujeres que no solamente tienen a su cargo a hijos biológicos, sino que también asumieron la responsabilidad de criar a otros niños como si fueran suyos, con esa misma entrega y amor.

Ese es el caso de Lizeth, una mujer de 25 años que tiene a su cuidado a seis menores de edad, dos son sus hijos y de su pareja, tres son sus hermanos, y además está su sobrina. Cuando habla de ellos, su rostro se ilumina con una sonrisa, sus ojos se llenan de un brillo especial por el orgullo de ser mamá.

No la tuvo fácil, su infancia fue algo complicada, pues tras la separación de sus padres tuvo que vivir con sus abuelos y tíos, sin esa protección maternal de la que muchos tienen el privilegio de presumir, pues quien le dio la vida decidió rehacerla con otra persona.

Las circunstancias la hicieron “madre” de seis niños y adolescentes: una bebé de seis meses y un niño de cinco años de edad, fruto del amor entre ella y su pareja; sus hermanos de 16 y 15 años, y la más pequeña de cinco; y desde hace cinco años se hace cargo de su sobrina, hoy ella tiene siete años.

“No quería que pasen lo mismo que he pasado: tristezas, no había cariño. Cuando llegó mi sobrina solo tenía un hijo, no tenía corazón para decir que no podía hacerme cargo de ella, es como una hija para mí, se crió conmigo, me dice mami”, explica con un nudo en la garganta.

La cuarentena para ella y su esposo afectó los ingresos económicos en su hogar, pero Lizeth tiene una actitud positiva, y con esa fortaleza que la caracteriza rescata lo bueno del confinamiento, “estamos juntos, pasando más tiempo”.

Y cual ritual cuenta cómo es un día en su casa, que por cierto empezó siendo un cuartito de tres por tres metros, algo pequeño pero en un terreno propio, que con préstamos bancarios está creciendo; el saludo es lo primero, luego el desayuno, para posteriormente repartirse el trabajo en los quehaceres.

Su familia es una de las que Aldeas Infantiles SOS apoya desde 2018, reciben apoyo económico, y sobretodo orientación familiar, para ser los padres ideales capaces de guiar la vida de seis hijos.

Lizeth sueña con abrir su cafetería, y para ello se capacita en gastronomía, el amor a su familia y las ganas de progresar seguramente confabularán para que eso suceda.

“Es hermoso criar a tu familia, sigamos siendo ejemplo para ellos, que no se sientan solos, podemos hacer muchas cosas, hablándoles, dando cariño, tratar de siempre hablar con ellos”, señala el mensaje con el que finaliza la entrevista.

/RMFC/