Enfermera boliviana narra la impotencia que siente al tener que atender a pacientes con coronavirus en un sistema colapsado

835

Su hospital, prácticamente colapsó por casos de Covid-19, aunque tiene 330 habitaciones con 644 camas y 21 quirófanos, tuvieron que habilitar la sala de espera para atender a más pacientes, esa es la situación en la que se encuentra trabajando como enfermera la boliviana,Dunia Ortuño Calderón en España.
Ella es una boliviana de 35 años, que trabaja hace 12 años en el hospital San Pau en Barcelona, España, lugar en el que debe primero quitarse los zapatos y ducharse, como parte del protocolo de desinfección para evitar el contagio del coronavirus.
“Mí día a día en esta situación en la que estamos es dramático, preocupante, una situación de impotencia porque el hospital está colapsado”.
“Con la numeración de camas y todo, se ha tenido que desalojar pediatría, lo que es maternidad, ginecología, porque no se da abasto porque aun teniendo las 644 camas se está montando una parte auxiliar porque no se da abasto. Son muchos casos, llevamos muchos días de trabajo, llevamos días de doble guardia tratando de contratar a más personal. Lo tenemos todo saturado”, mencionó a Los Tiempos, cuando se le preguntó, ¿Cómo es tu día a día en este contexto?.
También narró que en un comienzo no se creía que sería grande la magnitud de la propagación y que incluso hay personal médico que fue diagnosticado con coronavirus.
A su vez que existen varios bolivianos con esta enfermedad.
Su mensaje para Bolivia fue: “Sobre todo, hagan prevención, quédense en sus casas, es ahora donde tienen que poner énfasis y hacer prevención, porque si no les va a pasar lo mismo que a nosotros, que llevamos más de 15 días (en cuarentena) y llevamos 72 mil casos que se han multiplicado muy rápido. Que se queden en casa, las personas de la tercera edad que son muy vulnerables y personas que tienen una enfermedad de base. El Covid- 19 no elige color, no elige tamaño o de qué país es, no es un tema político. Es una catástrofe muy grande y Bolivia no está preparada para afrontarla”.

DVVQ.